NBA

LeBron y Carmelo se quedan solos: el final de un Draft mágico

Con la llegada de Kyle Korver a los Nets como asistente de desarrollo de jugadores, serán los únicos representantes de la histórica camada de 2003.

0
LeBron y Carmelo se quedan solos: el final de un Draft mágico
Jesse D. Garrabrant DIARIO AS

Todo lo bueno (y lo malo, afortunadamente) tiene un final. Al menos, en cierto modo. Lo mejor, pues, persiste al paso del tiempo. Eso sucederá con el Draft de 2003. Uno de los mejores de siempre. O el mejor. La "New era", como lo bautizó la revista Sports Illustrated en su momento. Del uno al cinco: LeBron James, Darko Milicic, Carmelo Anthony, Chris Bosh y Dwyane Wade. Leyendas de la mejor liga del mundo a excepción del interior serbio. En consonancia con la envergadura de la camada, uno de los mayores errores de siempre. Fue una apuesta personal de Joe Dummars, inolvidable escolta de los Bad Boys, que intentó meterse en la mente de Larry Brown para acertar en la elección. Detroit Pistons ganó el anillo en 2004, pero buena parte de los años posteriores han estado dominados por las principales caras de la histórica camada. Especialmente, claro, por LeBron. En la temporada del mencionado campeonato, Milicic promedió 4,7 minutos por partido y su carrera en la NBA encontró el punto y final en 2012, después de haber estado en diez equipos durante los seis años en Estados Unidos.

Con mayor o menor peso como representante de la generación, supuso el adiós de uno de sus integrantes. Algo que se ha ido repitiendo, de forma ininterrumpida, hasta el día de hoy, con solamente dos miembros en activo. Es ley de vida. Y del baloncesto. Recientemente, Kyle Korver dejó solos a Carmelo y a The King. El eterno triplista no ha anunciado oficialmente su retirada como baloncestista, pero se intuye. La pasada campaña, sin equipo, ya no disputó ni un solo minuto en la competición y la próxima, con 40 años, pasará a formar parte del equipo técnico de Brooklyn Nets. Específicamente, ejercerá como asistente de desarrollo de jugadores. A sus espaldas, 17 campañas en la liga norteamericana y un idilio con la larga distancia que adquiere tintes legendarios: es el cuarto jugador de la historia con más triples encestados. En total, 2.450 aciertos desde el perímetro que dan forma a sus 11.953 puntos. Los últimos, con Milwaukee Bucks.

Una baja sensible, con mucha impronta en las páginas de la camada. Una que, ya desde el inicio, aparecía con una narrativa excepcional: la retirada definitiva de Michael Jordan. En cierto modo, la oportunidad de un relevo que, a día de hoy, aún batalla, en forma de LeBron, por el trono del Olimpo. En 2019, Wade, después de retrasar un año el adiós, jugaba su último partido, con la camiseta de los Heat, frente a los Nets. Por todo lo alto, con un triple-doble: 25 puntos, 11 rebotes y 10 asistencias. Ese mismo año, así mismo, Bosh también anunciaba su retirada definitiva. Él, sin embargo, lo hacía tras tres años sin poder vestirse de corto por problemas con unos coágulos. Conjuntamente, lograrían, en 2012 y 2013, alcanzar la gloria con un Big Three de ensueño. La mejor imagen posible para recordar la grandiosidad de ese 2003, que no se queda ahí en cuanto a campeones. Boris Diaw, Kendrick Perkins, Jason Kapono, Luke Walton, Matt Bonner y James Jones también tuvieron el Larry O'Brien en sus manos.

Ahora, en Los Ángeles, se buscará sumar un nombre más a la lista. LeBron y Carmelo, por fin, se han encontrado. Era un dese mutuo y, tras 18 años de trayectoria y a sus 36 y 37 años, respectivamente, lo han visto cumplido. "Bron se me acercó una vez y me dijo que este era el momento, que quería que me uniese a él y que teníamos que hacer que esto sucediese. Y sí, yo también sentí que este es el mejor momento. La mayoría de la gente diría que deberíamos habernos juntado hace años al principio de nuestras carreras, pero estábamos en dos carriles diferentes, estábamos en dos caminos diferentes", aseguró Melo tras confirmarse su llegada a los Lakers. Amigos, pero siempre rivales, compartirán un mismo objetivo mientras otros compañeros de generación ya les observan, como Korver, desde la barrera. Es el caso de Walton, desde el banquillo de Sacramento Kings, o Jame Jones, como director de operaciones en Phoenix Suns. 2003 está cerca de su último baile... y la pareja es difícilmente mejorable.