NBA | DRAFT 2021

Cade Cunningham: "Doncic y yo hacemos cosas de forma similar"

En el podcast de J.J. Redick, el base, favorito para la primera posición del Draft, habla sobre su comparación con el jugador esloveno.

0
Cade Cunningham: "Doncic y yo hacemos muchas cosas de forma similar"

El Draft de la NBA ya acapara todas las miradas de la competición, con permiso del Team USA. Una tras otra, esta madrugada (1:30 h, #Vamos), las franquicias intentarán acertar en sus elecciones. Este año, especialmente. Ante sus ojos, una de las camadas más prometedoras de los últimos tiempos. Evan Mobley, Jalen Suggs, Jalen Green, Jonathan Kuminga... y Cade Cunningham. De todos se espera mucho, pero de este último, más. Después de una temporada brillante en Oklahoma State Cowboys, nadie duda de su estatus como líder de la generación. En temporada regular, tras promediar 20,2 puntos, 6,3 rebotes y 3,6 asistencias, fue elegido mejor jugador y debutante del Big 12, su conferencia, un hito que, hasta el momento, sólo habían alcanzado Marcus Smart, Michael Beasley y Kevin Durant. 

En su primer, y último, año universitario, ha sido capaz de llevar a Oklahoma State a las puertas de alzarse con su torneo, algo que no hace desde el año 2005. No fue posible y, en el March Madness, sucumbió en segunda ronda frente a Oregon State, tras anotar 24 puntos en el partido. Los logros colectivos se le han resistido, pero en el ámbito individual, ha dejado esa sensación que muy pocas veces se percibe, la que dejan los talentos supremos.

El tiempo dirá. De momento, sin embargo, las características le acompañan. Es un base moderno, tan imaginativo como poderoso en el ámbito físico. Sus 203 cm de altura y 100 kg de peso le permiten defender, prácticamente, cualquier posición. En el ámbito ofensivo, el arsenal se dispara: juega bien el pick and roll, se genera buenos tiros por sí solo, vía step back, cambio de ritmo o crossover, tiene facilidad para localizar los espacios en estático y es mortal en el uno contra uno.

Como suele suceder en estos casos, las comparaciones no tardaron en llegar. Entre ellas, una corriente importante apuntaba a Luka Doncic; ahora, ha sido el propio Cunningham quien ha utilizado al esloveno como referencia para describirse. "Siento que nuestro tipo de cuerpo se parece, es el más parecido de los actuales en la NBA. Y también su papel. Es el encargado de organizar las jugadas, tiene la pelota durante mucho tiempo... por eso digo Luka cuando me preguntan. Es extraño, porque Doncic y yo somos muy cercanos en edad y nunca he sido el tipo de persona que dice 'sí, ese es el tipo de jugador que soy', pero es así. Pronto estaré jugando contra él... Siento que hay muchas cosas que hacemos de forma similar. ¡Sí, seguro que es un gran momento!", asegura en el podcast The Old Man and The Three, de J.J. Redick.

Mike Schmitz, analista de la ESPN, fue uno de los primeros en establecer semejanzas entre ambos jugadores. Para algunos, acertadas; para otros, no tanto. En todo caso, ahora ha sido la propia voz del prometedor base la que ha querido incluir el nombre de Luka Doncic en su carta de presentación para la mejor liga del mundo. Según se apunta desde Estados Unidos, el esloveno es uno de los jugadores más estudiados por Cade. Especialmente, en el proceso de perfeccionar el paso atrás, un movimiento del que, a pesar del poco tiempo en la liga, Doncic ya es abanderado (compartido). Del ex del Real Madrid, seguramente, también habrá interiorizado parte de un carisma y una capacidad de liderazgo atípicos para su edad. "Espero ser más recordado por lo que haga fuera de la pista, con el dinero y mi estatus social, por cómo he ayudado a la gente, que fuera", asegura a sus 19 años.

Cade se engrandece cuando llega la hora de la verdad, cuando la mayoría reduce su tamaño en la pista. Sus porcentajes de precisión, buenos en general (43,8% en tiros de campo y 40% desde el triple), se disparan en los últimos minutos de los partidos. "Cuando hay mucha presión, o como se le quiera llamar, yo lo veo como una oportunidad", ha llegado a asegurar. Posiblemente, con alguna de las canastas imposibles de Doncic en la memoria. Detroit Pistons, con el pick número uno, es su destino más probable. La franquicia, que sólo ha disputados dos veces los playoffs en la última década, contará con una primera elección más de cincuenta años después, desde Bob Lanier en 1970. De la mano de Cunningham, buscará renacer.