MERCADO NBA

Baile de entrenadores en la NBA

Tres franquicias se encuentran actualmente sin técnico principal. Jason Kidd, uno de los nombres que más puede agitar el mercado.

Baile de entrenadores en la NBA

Para muchas franquicias de la NBA, la temporada ya ha finalizado. Para aquellas que se han quedado lejos de sus objetivos, pues, muchos cambios en el horizonte. Algunas no están perdiendo el tiempo. Mientras los playoffs de la competición estadounidense abren su segunda ronda, aquellos equipos que no la disputan aprovechan para moverse entre bastidores. Actualmente, Celtics, Blazers y Orlando se encuentran sin entrenador principal y el baile de nombres empieza a ser importante. El de Boston, seguramente, es el movimiento más sonado de todos. Danny Ainge, durante el transcurso del play-in, ya había advertido cambios, pero ni se esperaban tantos, ni de tal magnitud ni tan prontamente. Todavía menos que incluyeran su nombre. "Buscaremos cambios. Obviamente, no puedo entrar en detalles. Pero sí, habrá cambios. ¿Cómo de significativos? Aún no lo sé. Ya veremos", aseguraba mientras Jayson Tatum se vestía de Larry Bird para certificar su presencia en los playoffs. Pocos días después, Ainge ya no es general manager y, ahora, Brad Stevens, el entrenador de la franquicia hasta el momento, ocupa su lugar en las oficinas.

Golpe de efecto en la organización y en la competición. Uno que puede ir más allá, claro, con la necesidad del anillo sobre la mesa y una generación prometedora de jugadores que, tras acariciar la gloria en múltiples ocasiones, se han quedado más lejos que nunca de ella. Verano ajetreado en Boston y también en Portland, que ha caído por quinta vez en ocho años en la primera fase de la postemporada. Ni un Damian Lillard histórico, prácticamente vestido de Dios, pudo llevar más allá a un equipo que en 2019 llegó a las Finales de Conferencia, pero cuyo estamento real parece el alcanzado en la presente temporada. Terry Stotts, el técnico durante dicha racha, ya es historia. Como en los Celtics, se busca sustituto y los nombres son varios. Según Adrian Wojnarowski (ESPN), estos: Chauncey Billups, Jeff Van Gundy, Mike D'Antoni y Juwan Howard, técnico en los Michigan Wolverines de la liga universitaria (NCAA). Muchos candidatos y ninguno el favorito de Lillard para ocupar el cargo. El jugador franquicia, en un acto prácticamente sin precedentes, le confesaba al periodista Chris Haynes (Yahoo) su voluntad de que Jason Kidd se convirtiera en su próximo técnico de cara al próximo curso.

Kidd, Hall Of Fame y 10 veces All Star en su etapa de jugador, en la que consiguió el anillo en 2011 con Dallas Mavericks, se convirtió en uno de los mejores bases de la historia tras criarse en Oakland, como Damian, para el que es un espejo en el que mirarse. Tras ejercer como técnico principal, sin mucho éxito, en Brooklyn Nets y Milwaukee Bucks, Jason ha sumado las dos últimas campañas como técnico asistente en Los Angeles Lakers, donde se ha ganado una buena fama como enlace entre el banquillo y los jugadores. Lillard, con media (o toda) NBA pendiente de sus movimientos (después del enfado tras la eliminación quién sabe...), le quiere; pero Kidd, por su parte, se ha desmarcado del puesto. Y está en otra lista.

El sábado, se anunció la ruptura del acuerdo entre Steve Clifford y Orlando Magic, cuyos caminos se habían mantenido unidos en las últimas tres temporadas. Dos de ellas, sucumbiendo en la primera ronda de los playoffs; la presente, y última, sin alcanzar la fase final. Para ocupar la vacante, cinco nombres sobre la palestra. Algunos, entrelazados con todo lo anterior. El propio Stotts es uno de los candidatos, según ha informado Sam Quinn (CBS Sports), pero también Jason Kidd, con Lillard tras sus pasos y, según el propio periodista, con Boston interesado en entrevistarle. A ellos se suman Jerry Stackhouse, Adrian Griffin y Pat Delany. El primero, sin experiencia como técnico principal en la mejor liga del mundo, pero campeón de la G League en 2017, trabajó con el presidente de operaciones de Orlando, Jeff Weltman, en Toronto. El segundo, también con pasado en los Raptors, tendría un perfil similar en el desarrollo de jugadores, pero no cuenta con experiencia como líder en un banquillo. El último estuvo al lado de Clifford en Orlando y Charlotte. En todo caso, y sea uno de estos o no, el elegido tendrá una larga reconstrucción por delante, que empieza con una favorable lotería en el próximo Draft. Muchos nombres, intereses compartidos y tres banquillos a ocupar. Empieza el baile.