NBA | CONFERENCIA ESTE

Westbrook, ¡14+21+24!: "Es el mejor después de Magic Johnson"

Increíble partido del base para unos Wizards que arrasaron a los Pacers. Acabará con un triple-doble de promedio por cuarta vez en su carrera después de otra exhibición histórica.

Westbrook, ¡14+21+24!: "Es el mejor después de Magic Johnson"
Geoff Burke USA TODAY Sports

Esta es la mejor versión de Russell Westbrook en mucho, mucho tiempo. Por encima desde luego del mal experimento en Houston Rockets (donde tuvo momentos excelentes, en todo caso). Por encima de sus últimos pasos en OKC Thunder, el equipo de su vida. Después de llegar a Washington Wizards con su condición de jugador de élite pendiendo de un hilo, y de un mal inicio en la capital (jugó con una lesión muscular), Westbrook ha recuperado la sonrisa y la alegría, ha vuelto a ser feliz al lado de Scott Brooks, su entrenador durante los primeros siete años de su carrera en Oklahoma, y de un anotador voraz como Bradley Beal. En esta versión, Westbrook es un jugador felino, magnético, superdotado.

Es el Westbrook que no fuerza malos tiros, que no se exige sacar él a su equipo de todos los charcos, que no pulula por la pista haciendo de todo… incluido también todo (o casi todo) lo malo. Este Westbrook vuelve a no necesitar producir por empacho, y su eficiencia se está disparando a sus mejores números en años mientras sus estadísticas son (siempre lo son para él) monstruosas: esta vez 14 puntos, 21 rebotes (tope de su carrera) y 24 asistencias (igualando el tope) para que sus Wizards ganaran 154-141 a Indiana Pacers, un equipo que venía de anotar 152 puntos en su anterior partido y de ahí pasó a encajar 154. El triunfo no solo deja a los Wizards con un pie en el play in (tres partidos de ventaja a Toronto Raptors) sino que los pone a tiro del noveno puesto de los Pacers: 30-34 por 35. Y del octavo de los Hornets (31-33).

A los Wizards le viene un puerto de primera categoría. Les quedan siete partidos y los cinco siguientes son en una gira en la que visitan Milwaukee, Toronto (duelo directísimo), Indiana y dos veces Atlanta. Pero han puesto los dos pies en los cruces previos al playoffs después de un horrendo inicio de temporada. Al contrario, los Pacers arrancaron de maravilla y se han ido fundiendo, aplastados por las lesiones. A todas las conocidas se ha sumado Malcolm Brogdon y en este partido cayó Edmond Sumner. Se lesionan los sustitutos de los lesionado, es ese tipo de año para unos Pacers de los que siguen tirando Domantas Sabonis (32 puntos, 19 rebotes y 9 asistencias) y Caris LeVert (33+7+5).

Pero la noche fue de Westbrook y de unos Wizards que metieron el 61% de sus tiros, que entre el segundo y el tercer cuarto anotaron 86 puntos (86-71), 46 solo en un tercero (46-35) increíble en el que anotaron 17 canastas con 16 asistencias y un 63% en tiros (17/27). Al final, Hachimura sumó 27 puntos y 7 rebotes, Beal 26 puntos y el banquillo produjo una catarata de anotación: Hutchison, Gafford, Bertans, Smith, Lopez…

Westbrook se ha convertido en el primer jugador de la historia que firma más de un partido con al menos 20 rebotes y 20 asistencias. Hasta ahora, solo lo había logrado Wilt Chamberlain, en febrero de 1968. Él lo hizo el 2 de abril de 2019 y ha repetido poco más de dos años después. Solo en el segundo cuarto repartió 11 asistencias y al descanso estaba en 12 rebotes y 14 pases de canasta con solo tres tiros intentados. Acabó con 8 (5/8) y sin lanzar de tres. Son 32 triples-dobles esta temporada, cuarta marca histórica en un ranking en el que tiene la primera (42 en un curso) y 178 en su carrera, ya a solo tres de los 181 de Oscar Robertson, al que le quedan ya solo unos días con el techo histórico. Westbrook, además, acabará la temporada promediando un triple-doble aunque no sume ya ni un solo punto, ni un rebote o ni una asistencia. Será la cuarta vez que logre algo que solo había conseguido antes (y solo una vez) el propio Robertson, Big O.

Así que Scott Brooks quiso dejar clara la adoración que siente por su jugador: “Los bases no hacen lo que hace él. No están hechos para hacer estas cosas. Quedará, seguramente, como el segundo mejor base de la historia después de Magic Johnson”. Una hipérbola obvia, pero una cosa está clara: si hay un momento para usarlas hablando de Westbrook (un jugador en formato hipérbole, de hecho) es ahora. Se merece las exageraciones.

CHICAGO BULLS 94-PHI. SIXERS 106

Pacers y Wizards no caerán del play in, desde luego, si depende de unos Bulls cuya segunda mitad de temporada ha sido una pesadilla, precisamente desde que las expectativas crecieron mucho con la llegada de Nikola Vucevic antes del cierre del mercado. Los de Chicago han perdido cuatro partidos seguidos y seis de ocho, están ahora sin ninguna de las dos estrellas (Zach LaVine y Vucevic) y caen a un terrible 26-39, a cuatro partidos del décimo puesto cuando les quedan siete partidos por delante. Descartados en la práctica. Los Sixers lideran el Este (44-21) con un partido de ventaja sobre los Nets y después de sortear un susto extraño: ganaban por 23 en el tercer cuarto y por 20 en el inicio del último (83-63) cuando recibieron un parcial de 24-5. Coby White anotó 11 puntos seguidos, con tres triples consecutivos, y su equipo se puso en un 87-88 prometedor, con 7 minutos por jugar. Pero en los cinco siguientes solo anotó 4 puntos más por 12 de los Sixers, que estaban 91-100 a dos minutos del final, después de una canasta de Tobias Harris, que acabó con 21 puntos y 9 rebotes. En los Bulls, 23 puntos del irregular White. Mucha diferencia.