NBA | BLAZERS 118 - PISTONS 103

Histórico Kanter: 24 puntos y 30 rebotes para destrozar a Detroit

El pívot turco dio una exhibición histórica y se convirtió en el tercer jugador de los últimos 20 años en conseguir al menos 20 puntos y 30 rebotes en un partido.

Enes Kanter, durante el partido de la NBA que ha enfrentado a Portland Trail Blazers y a Detroit Pistons.

De entre todos los jugadores molones de la NBA, hay uno que cae especialmente bien: Enes Kanter. El hype del turco es extenso, es uno de los favoritos entre el público y tiene a la opinión pública a su favor, no tanto como jugador pero sí como persona, por su carácter abierto y su oposición a Erdogan, que le declaró la guerra abierta hace ya algún tiempo. Kanter es un tipo deportivamente curioso, una máquina de anotar puntos y de rentabilizar sus minutos en pista al máximo, con una facilidad extrema para el rebote ofensivo o sumar puntos debajo del aro, recibiendo el último pase o jugando al poste. Pero también, claro, es un desastre absoluto en el plano defensivo, algo que genera algún que otro comentario jocoso y que se ha visto en demasía desde sus inicios en la NBA. Ya le pasó en los Thunder, donde actuaba de microondas y tenía una producción extrema. Y lo mismo le ha ocurrido en Celtics y Blazers, sus dos últimos equipos. Y eso no quita, claro, que el pívot caiga bien a casi todo el mundo y sea uno de los jugadores más atractivos de ver en una competición marcada por los triples constantes y los hombres interiores que ya no lo son tanto.

Es posible que Kanter haya encontrado su lugar en el mundo con los Blazers. El equipo que dirige Terry Stotts representa a la perfección lo que el turco es como jugador: una máquina ofensiva que naufraga en el plano defensivo sin paliativos, quizá con menos disimulo incuso del que Kanter hace gala cuando tiene que cambiar de marca en el pick and roll o realizar esos movimientos laterales que tan mal se le dan. La franquicia de Oregón anota 115 puntos por partido, pero recibe otros 115 y es una de las peores defensas de la competición, la tercera más mala de la Conferencia Oeste. Y, sobre todo, parece que no les importa. Ni han hecho nada por mejorar sus carencias en ese lado de la pista ni parece que lo tengan planeado, potenciando siempre el triple y la cantidad ingente de puntos que anotan en cualquier partido y contra cualquier rival sin pudor. Y con la sensación constante de que, cuando están defendiendo, solo piensan en volver a atacar.

El juego de los Blazers ha permitido a Enes Kanter realizar una de las mayores exhibiciones del curso baloncestístico 2020-21: 24 puntos y 30 rebotes. El turco ha añadido a esa estadística 2 asistencias, 1 robo y 2 tapones (con 4 pérdidas), ha tenido una muy buena serie de tiro (como viene siendo habitual en un jugador que está por encima del 60% en el lanzamiento, el tope de su carrera) y ha acabado con un +19. El partido es histórico por varios motivos: Kanter es el cuarto jugador en todo el siglo XXI en llegar a los 30 rebotes tras Kevin Love, Andrew Bynum y Dwight Howard. Y el único, junto a Love y Howard, en sumar al menos 20 puntos y 30 rebotes en los últimos 20 años. Se queda sin el 30+30, que sí consiguieron ambos jugadores (con 31+31 del primero y 32+30 del segundo), pero sí logra la mayor cifra de rebotes de toda su carrera deportiva... y de la historia de los Blazers, que nunca habían visto nada semejante en ese apartado estadístico. Kanter, por cierto, atrapó 12 rebotes ofensivos. Sobran las palabras.

Del resto, poco más que contar. Cuando pasan cosas como esta todo lo demás queda en meramente anecdótico. Los Blazers sumaron una nueva victoria ante los Pistons, colistas de la Conferencia Este y el tercer peor equipo de la NBA. El partido no tuvo historia y fue para los de Oregón sin ningún tipo de problema. Damian Lillard sumó 26 puntos y McCollum 27, haciendo olvidar la mala serie de tiro de Normal Powell (2 de 10), y el inexplicable partido de Robert Covington, que intentó solo tres lanzamientos en más de 30 minutos de juego. Carmelo Anthony y Nassir Little llegaron respectivamente a los 11 puntos, con 5 de 5 en tiros de campo para el último, perfecto en el tiro. Y en los Pistons, 21 puntos de Josh Jackson y nada más que rascar. El partido sirvió para que los Blazers se pusieran con un récord de 31-21 y pusieran tierra de por medio con los Mavericks, a los que tienen a 1,5 partidos, que deberán gestionar de aquí al final de la regular season para evitar el play-in. Pero, sobre todo, el partido sirvió para constatar que Enes Kanter mola. Muchísimo.