LOS ANGELES CLIPPERS

Los Clippers, cerca de fichar a DeMarcus Cousins

El pívot (30 años y 2,08 metros) negocia su incorporación a la franquicia angelina 38 días después de ser cortado por los Houston Rockets.

DeMarcus Cousins, durante su etapa en Houston, se saluda con el pie con Rudy Gay, jugador de San Antonio Spurs.
Ronald Cortes AFP

DeMarcus Cousins está muy cerca de volver a la NBA. Según Shams Charania, el pívot (30 años y 2,08 metros) negocia su fichaje por Los Angeles Clippers de Kawhi Leonard y Paul George 38 días después de ser cortado por Houston Rockets. Si finalmente se llega a un acuerdo, regresará a la ciudad angelina, donde estuvo el pasado curso con los Lakers… aunque sin mucha suerte: no pudo debutar con el actual campeón tras romperse el cruzado anterior de la rodilla izquierda en agosto de 2019, en plena pretemporada, durante un entrenamiento.

El jugador de Alabama se encontraba libre en el mercado tras ser cortado por Houston, que lo incorporó a su plantilla en verano. La franquicia texana decidió en febrero dar una vuelta más a un proyecto a la deriva tras la operación James Harden con Brooklyn Nets: quería volver a un esquema con jugadores pequeños (como la pasada temporada) y una sola referencia por dentro, Christian Wood. Y Cousins ya no encajaba.

A pesar de despedirlo, los Rockets garantizaron su salario anual de 2,3 millones de dólares por la profesionalidad mostrada con una institución que fue una jaula de grillos desde el comienzo de la pretemporada por los desplantes de Harden, que presionó hasta conseguir su objetivo, salir de Houston en dirección a un aspirante al anillo de la NBA como es el caso de los Nets.

La carrera de Cousins ha sido una guerra constante. Drafteado en 2010 por Sacramento Kings, se marchó de California en febrero de 2017 a Nueva Orleans sin haber pisado los playoffs por el título. En los Pelicans, sus penurias deportivas se convirtieron en físicas: comenzó a enlazar lesión grave tras lesión grave.

De lesión en lesión

Su calvario arrancó en enero de 2018 ante Houston. A falta de 10 segundos para acabar el partido, se desgarró el tendón de Aquiles, un problema grave para un jugador de su tamaño y de la que tardó en recuperarse un total de 358 días, récord de la competición para una lesión de esa índole.

De Luisiana viajó a San Francisco, con Golden State Warriors, para luchar por el anillo aún lesionado. No pudo ser. Frente a los Clippers, se rasgó el cuádriceps de la pierna izquierda. Su baja se unió a la de Kevin Durant. Él pudo recuperarse a tiempo e incluso ser importante en uno de los partidos, el segundo, de las Finales ante los Raptors. Sin embargo, se vio que no era el de antes: 7,6 puntos y 4,9 rebotes cuando semanas antes, con menos presión porque hablamos de la fase regular, promediaba 16,3 puntos y 8,2 rebotes (ya postlesión).

Por último, la lesión de Los Ángeles para un total de solo 55 partidos disputados desde la temporada 2018-19 hasta la actual. Demasiado tiempo fuera para un jugador llamado a dominar la pintura en la NBA y que ahora tiene una nueva oportunidad de luchar por el campeonato de la Liga norteamericana.