NBA | SIXERS 103 - NUGGETS 115

Heroica resistencia sin premio de los Sixers ante los Nuggets

Philadelphia solo contó con siete jugadores para el partido contra Denver por culpa de la COVID-19. Campazzo jugó 17 minutos y anotó 3 puntos.

Dwight Howard, pívot de los Sixers, durante el partido contra Denver Nuggets.
Tim Nwachukwu AFP

Era pura lógica. Denver Nuggets venció con facilidad a unos Philadelphia 76ers (103-115) en cuadro por la COVID-19 y los protocolos sanitarios y de seguridad, que les dejaron con solo siete jugadores para el partido, sin contar con el lesionado Mike Scott, inscrito en el duelo para llegar al número mágico de ocho: el mínimo para que no se dé por perdido el encuentro. Así que Doc Rivers se presentó en Wells Fargo Center con Dwight Howard, Danny Green, Tony Bradley y sus cuatro rookies: Tyrese Maxey, Isaiah Joe, Dakota Mathias y Paul Reed para hacer frente a un toro bravo que no ha comenzado la temporada de la mejor manera.

El resultado estaba cantado. Denver se deshizo de Philadelphia con tranquilidad, sin apretar demasiado hasta el tercer cuarto, cuando el cansancio empezó hacer mella en los locales y la diferencia entre el potencial de los guerreros que ponían uno y otro sobre la tablero se hacía evidente. Incluso hubo minutos, dos, para Bol Bol, el hijo del legendario Manute. Y también para Facundo Campazzo. El base argentino disputó 17, la mayoría de la basura, y acabó con 3 puntos (1 de 4 desde el triple) y un par de rebotes y de asistencias. El máximo anotador de los Nuggets fue Gary Harris con 21, mientras que Nikola Jokic se quedó a las puertas del triple-doble: 15 tantos, 9 capturas y 12 pases de canasta.

Tyrese Maxey: 39 puntos

El héroe, sin embargo, fue uno de los derrotados. El rookie Tyrese Maxey se puso en mundo por montera y tiró de los Sixers. Acabó con 39 puntos, su máxima en la NBA y con solo 20 años se convirtió en el jugador más joven en Philadelphia en superar los 30 tantos en un partido. Al descanso ya llevaba 22 y era la principal causa para que los locales solo perdieran de 7 (51-58) a esas alturas. Mucha valentía individual y mucho coraje y resistencia colectiva ante un rival que decidió no poner defensa durante los primeros 24 minutos.

Tras dos cuartos, y varios ajustes defensivos con zonas incluidas, tres jugadores ya superaban los 20 sobre la cancha: Green, Maxey y Joe, que dejó una grata sensación en el primer cuarto con un 3 de 4 desde el triple. Mathias se quedaba en 19 y Howard alcanzaba los 3 faltas. Mal presagio que se vio refrendado en el tercer cuarto, donde los Sixers solo anotaron 7 puntos en los primeros 6 minutos y se descolgaron definitivamente (55-67). Las diferencias fueron creciendo, poco a poco, pero sin freno. Lo lógico en estas condiciones.