BROOKLYN NETS

Arde la NBA: Harden, Durant y Kyrie, ¿juntos en Brooklyn Nets?

Farbod Esnaashari, periodista de Sports Ilustrated, asegura que ya hay conversaciones entre Nets y Rockets y que el acuerdo se anunciaría el próximo fin de semana.

Arde la NBA: Harden, Durant y Kyrie, ¿juntos en Brooklyn Nets?
Kevin C. Cox AFP

Los rumores de traspaso son constantes y tienen en vilo a la NBA en los últimos días, a las puertas de que estalle un mercado que tiene pocas estrellas en la agencia libre y que, por lo tanto, hace que muchos equipos miren a la opción de los traspasos para plantearse movimientos gordos. De Chris Paul y Bradley Beal a Victor Oladipo y Zach LaVine pasando por Kevin Love, son muchos los nombres que están en la rumorología. La implosión de los Rockets también ha hecho que surjan muchos pretendientes para sus grandes referentes. Todo desde que The Athletic publicó un artículo en el que aseguraba que Russell Westbrook quería irse, James Harden estaba preocupado por la dinámica de la franquicia y prácticamente todos los secundarios importantes (PJ Tucker, Eric Gordon, Danuel House…) estaban disgustados con la cultura de una franquicia finalmente demasiado personificada por Harden.

Westbrook parece el que más papeletas tiene de salir, después de solo un año en Texas y de que su unión con Harden no haya dado resultado, ni siquiera a pesar de que ambos presionaron para reunirse después de sus años juntos en los Thunder. Sin embargo, el base tiene 32 años, tiene que cobrar 132 millones en tres temporadas y es un jugador que quiere volver a tener el protagonismo absoluto que acaparaba en los Thunder. Eso complica mucho su salida: demasiado caro y con demasiados asteriscos ya como jugador para los aspirantes al anillo, y con un precio demasiado alto para los equipos en reconstrucción. Adrian Wojnarowski reconoció en SportsCenter que ahora mismo no se veía ningún encaje para un Westbrook que podría tener que empezar la temporada en Houston Rockets.

La opción de un traspaso de Harden siempre ha parecido improbable: santo y seña de los Rockets desde 2012, se daba por hecho que, pese a sus dudas y su malestar, seguiría al menos otro año, un intento en un equipo con nuevos general manager (Rafael Stone) y entrenador (Stephen Silas). Se habló de los Sixers, donde manda ahora Daryl Morey, su ideólogo en Houston. Pero en principio parecía descartado que los Rockets fueran a sentarse a negociar.

Pero eso podría haber cambiado. Farbod Esnaashari, periodista de Sports Ilustrated, aseguró ayer que los Rockets ya negocian con Brooklyn Nets y que el próximo domingo se podría anunciar una bomba que pondría del revés la NBA: Harden en los Nets junto a Kyrie Irving y Kevin Durant. Una locura. En teoría, el precio sería altísimo para los Nets: rondas de draft y varios de sus muy buenos secundarios: Spencer Dinwiddie, Caris LeVert, Taurean Prince, Jarrett Allen…

De Harden se ha filtrado su descontento y que en principio seguía (por ahora) comprometido con los Rockets, pero no ha habido ni una palabra pública sobre su situación y la del equipo. En los últimos días también se ha dicho que, en caso de salida, había dado a los Rockets una lista de preferencia que incluía a los propios Nets, a Philadelphia 76ers (el equipo de Morey) y al último finalista de la NBA, Miami Heat. Por su parte, Westbrook tiene mucho menos mercado y se dice que valora más ser referente y jugador dominante que irse a un aspirante con otros grandes protagonistas. Así que, en ese sentido, la operación podría cuadrar en lo que obviamente sería el inicio de una reconstrucción por parte de los Rockets, que incluso podrán reventar su roster al estilo de los Thunder en el verano de 2019, cuando traspasaron a Westbrook a Texas y a Paul George a los Clippers.

Habrá que ver qué sucede finalmente, pero el entorno de la NBA se frota los ojos ante lo que sería la unión de un trío (Durant-Harden-Kyrie) de posibilidades ilimitadas pero también la conjunción de tres personalidades muy complicadas en, eso sí, un equipo que automáticamente pasaría a ser el gran favorito para ganar la Conferencia Este.