LOS ANGELES CLIPPERS

Clippers: Paul George, señalado por el vestuario tras el desastre

"Perplejidad" entre sus compañeros por su petición de compromiso tras la eliminación. Consideran, según Shams Charania, que no se aplica sus propias palabras.

El desastre de los Clippers va quedando en el olvido a medida que las finales de Conferencia avanzan. En el Oeste, Lakers y Nuggets juegan esta noche el tercer partido, con los de las Montañas Rocosas obligados a ganar (rozaron el triunfo en el segundo) para evitar verse con un casi definitivo 3-0 en contra. Vienen, hay que recordarlo, de remontar un 3-1 a los Jazz en primera ronda y a los Clippers en segunda. Esa heroicidad dejó a la NBA sin la esperada eliminatoria entre los dos equipos de L.A., algo que sigue sin darse en la historia de los playoffs.

Los Clippers, un equipo pensado para ser campeón, se dejó remontar en las segundas partes de los tres partidos que le costaron la eliminación, y remató su despropósito con un pésimo segundo tiempo en el séptimo partido, en el que no hubo ni rastro de sus dos grandes estrellas, Paul George y Kawhi Leonard. Doc Rivers perdió casi todas las batallas tácticas con Michael Malone, y los Clippers no tuvieron disciplina ni cohesión ni un plan de juego claro ni, saltó a la vista, química de grupo para afrontar los momentos más complicados de la eliminatoria. No era un equipo trabajado durante la temporada, y resultó obvio en los playoffs.

Más allá de que Kawhi Leonard estuvo muy mal en el séptimo partido y no pudo ser el jugador más determinante de la serie ante los Nuggets (fue Nikola Jokic), casi todas las miradas se centraron en Paul George, flojo durante toda la eliminatoria y que, según el periodista Shams Charania, acumuló cruces verbales con varios de sus compañeros, que le recriminaban por no asumir sus responsabilidades. En el séptimo partido que les costó a los Clippers su primer billete para una final de Conferencia, George se quedó en 10 puntos con un 2/11 en triples y Kawhi en 14 con un 6/22 en tiros de campo.

Después de la derrota, según Charania, George hizo un discurso en el vestuario apelando a la unidad y el compromiso del bloque de cara a la siguiente temporada pero se encontró con ojos entornados y caras de perplejidad de unos compañeros que le acusaban de no aplicarse el cuento. Después, ante los medios, George volvió a pedir tiempo para el proyecto y aseguró, para sorpresa de muchos, que no habían sentido que esa temporada estuviera destinada a que ganaran el título porque eran un equipo que llevaba demasiado poco tiempo conjuntado.

Lo que sí aclara Charania es que George y Kawhi quieren seguir juntos para volver a intentar ser campeones en Los Ángeles. Los dos tendrán una player option al final de una temporada 2020-21 que no tiene fechas y de que cuyo inicio se escuchó decir a Kawhi que había oído “febrero, tal vez marzo”. Doc Rivers, pese a su pésimo despliegue ante los Nuggets, también está a salvo porque fue una de las razones por las que Kawhi eligió firmar con los Clippers. Así que la franquicia se centra en tres agentes libres importantes: Marcus Morris, un Montrelzl Harrell que tendrá pretendientes pero que quiere seguir en L.A. y un JaMychal Green que tiene una player option y del que también se espera que acumule ofertas interesantes. Además, los Clippers buscarán en el mercado un playmaker, un jugador que pueda generar juego para sus compañeros en un backcourt (bases y escoltas) en el que ni Patrick Beverley ni Lou Williams cumplen con ese perfil ni funcionó la apuesta por Reggie Jackson.