NBA

Histórico: los Bucks lideran el boicot a los playoffs de la NBA

Se para totalmente la jornada de playoffs tras el nuevo escándalo de abuso policial, esta vez en Wisconsin. Los Bucks fueron los primeros que se negaron a jugar su partido.

Los sucesos policiales, con Jacob Blake como protagonista, desarrollados el pasado lunes en Wisconsin ya han tenido el primer impacto deportivo en la NBA. Todos los partidos que se iban a disputar este miércoles y en la madrugada del miércoles al jueves han quedado suspendidos después de que los 6 equipos involucrados se negasen a jugar. El boicot lo iniciaron los Milwaukee Bucks, franquicia local, después de no presentarse al quinto partido de la eliminatoria frente a los Orlando Magic.

Los directivos y jugadores hicieron acto de presencia en el AdventHealth Arena. Sin embargo, los directivos apenas salieron del vestuario y los jugadores se negaron a salir del mismo. Los Bucks llegaron a anunciar los 5 jugadores con los que inciarían el partido. La decisión fue acatada por los Magic, pese a que los jugadores llegaron a salir a calentar, y tampoco se presentaron.

Tras darse a conocer la suspensión del primer envite del día, Rockets y Thunder, que debían de disputar el quinto partido de la serie a partir de las 00:30, se unieron al boicot y anunciaron que no se presentarían. Lakers y Blazers, también pendientes de disputar el quinto partido de su eliminatoria, se unieron a la protesta y la NBA, a la cual pilló por sorpresa los boicots puesto que esperaban que se desarrollase la jornada del miércoles con total normalidad, decidió suspender la jornada íntegra.

Los jugadores se han reunido durante la madrugada con el objetivo de establecer la hoja de ruta a seguir en los próximos días y la temporada en estos momentos está en el aire. Las incógnitas han hecho acto de presencia y la NBA desconoce qué sucederá con la jornada del jueves, en la que es probable que se suspendan otros 3 partidos. La jornada arrancaría con el sexto partido de la serie entre Jazz y Nuggets, seguido del primer enfrentamiento entre Raptors y Celtics de las semifinales del Este y del sexto entre Mavericks y Clippers.

El boicot de los Bucks ya se podía intuir el pasado lunes cuando Mike Budenholzer, técnico de la franquicia, resaltó que pese a la trascendencia del partido el escándalo policial tenía mucho mayor trascendencia que cualquier partido: "Blake estará en la mente de jugadores, técnicos y directivos durante el partido de hoy. Tenemos un partido muy importante para nosotros pero lo sucedido es mucho más importante que cualquier partido o entrenamiento en Orlando", comentó.

Las reivindicaciones del técnico de Arizona ya fueron secundadas de una forma mucho más vehemente por George Hill, uno de los veteranos del vestuario, quien llegó a asegurar que no debían ni siquiera haber viajado: "Ahora no podemos hacer nada. Para empezar y siendo honesto, no teníamos que haber venido a este maldito lugar. Al hacerlo, quitamos todo el foco de atención de los asuntos en los que debería estar. Pero es lo que hay. Estamos aquí y desde aquí no podemos hacer nada", comentó.

Tras anunciar la renuncia de los Bucks a presentarse al partido, el vicepresidente de la franquicia Alexander Lasry aseguró a través de sus redes sociales que los hechos acaecidos con Jacob Blake habían superado todos los límites: "Algunas cosas son más grandes que el baloncesto. La postura adquirida hoy por los jugadores y la organización demuestra que estamos hartos. Ya está bien. Necesitamos cambios. Estoy muy orgulloso de mis jugadores y los apoyaremos al 100% para ayudar y conseguir un cambio real".