NBA

Sillas movibles, fundas en los silbatos... los cambios de la 'nueva NBA' de la burbuja de Orlando

Los cambios, vinculados con las líneas, los banquillos o los silbatos de los árbitros. Las repeticiones y las indumentarias de los técnicos también se ven afectadas.

Sillas movibles, fundas en los silbatos... los cambios de la 'nueva NBA' de la burbuja de Orlando
Derick E. Hingle USA TODAY Sports

La NBA ya está de vuelta. Tuvimos que esperar 140 días, pero ya es una realidad. Tras la disputa de los duelo entre Pelicans y Jazz y entre Lakers y Clippers, esperan casi 3 meses por delante en el que el baloncesto estadounidense va a ser noticia. La principal y gran novedad con respecto a lo vivido en el primer tramo de temporada es que los jugadores están concentrados en la llamada burbuja de Orlando, en la que estarán presentes 22 de los 30 equipos, que comenzaran la temporada allá por el mes de octubre de 2019.

Sin embargo, no es la única novedad que se podrá percibir en los partidos oficiales que ya se están disputando. La NBA ha hecho públicas hasta un total de 9 variaciones de cara al reinicio de la competición. Los banquillos, las indumentarias de los entrenadores o el aumentar el ancho de las canchas están entre las novedades. Según el presidente de operaciones de la NBA Byron Spruell, el único objetivo de estos cambios es el de reafirmar el compromiso que tiene la competición por salvaguardar la salud y la seguridad de los presentes en las canchas.

En primer lugar, con el objetivo de mejorar la visibilidad en las pistas y aportar mayor espacio en los saques de banda, el ancho de la banda pasa de 2 a 8 pulgadas, o lo que es lo mismo, de 5,08 centímetros a 20,32. El jugador se podrá mover libremente por la banda antes del servicio, pero nunca podrá llegar a pisar la línea de banda antes de volver a poner el balón en juego.

También aumenta de forma sustancial la distancia entre cada uno de los asientos individuales que forman las zonas de banquillos. Los banquillos están divididos en 3 grandes zonas. En primer lugar, la zona de jugadores. Esta zona está compuesta por 17 asientos, y cada jugador tiene un asiento fijado para todo el partido. La segunda zona es para los entrenadores y staff del equipo, compuesta por un total de 12 asientos, divididos en 3 filas de 4. Por último, está la zona de asientos no asignados. Esta zona es de uso eventual, y se utiliza para conversaciones puntuales entre jugadores del mismo equipo o con su entrenador.

De igual forma, la NBA ha introducido novedades en lo que a tiempos muertos se refiere. Estos parones deben de ser llevados a cabo en sillas movibles específicas para estos parones, con el objetivo de que estén apartadas de los banquillos y los asientos puedan ser desinfectados tras reanudarse el juego.

No son ajenos a estos cambios los árbitros. Los silbatos están recubiertos de una tela para evitar que la saliva del colegiado pueda llegar a algún jugador y así poder evitar potenciales contagios. Los árbitros encargados del instant replay también se ven afectados por las novedades introducidas por la NBA. En esta ocasión, el cambio es meramente geográfico. Y es que están presentes en un  punto de la burbuja, abandonando de esta forma el habitual NBA Replay Center, situado en New Jersey.

Otra de las grandes novedades que introduce la NBA de cara al reinicio en la burbuja son los tiempos en los que los equipos tienen que notificar a la organización cuál el estado físico de sus jugadores. Los equipos tienen que haber informado a la NBA qué jugadores están disponibles 5 horas antes del arranque del duelo y no a las 13:00 hora local, como se venía haciendo antaño. El equipo debe de informar detalladamente el estado real de cada uno de los miembros de su equipo y las causas que justifican potenciales ausencias.

El periodismo no es ajeno a la nueva realidad que se vivirá en Orlando. Los cámaras de televisión y fotógrafos no pueden estar a pie de cancha, como sí ocurría a principio de temporada, y están alejados por completo de cualquier posible contacto con el jugador en la pista.

Las dos últimas novedades afectan a cuestiones más allá de las canchas. La primera de ellas, la mesa de anotadores está cubierta de plexiglás, un cristal acrílico que pretende mantener protegidos tanto a jugadores como a los miembros de la mesa. Mientras que también puede sufrir variaciones la indumentaria de los técnicos principales y asistentes, la NBA les permite vestir con polo y no con traje, vestimenta habitual.