NBA

Ewing pudo unirse al Run TMC: "Habrían ganado varios anillos"

Los Warriors tenían un plan para sumar al formidable pívot a su Run TMC. Los Knicks lo descubrieron y lo abortaron y en la Bahía se equivocaron yendo a por Billy Owens.

Ewing pudo unirse al Run TMC: "Habrían ganado varios anillos"
RAY STUBBLEBINE REUTERS

Muchas leyendas de la NBA se retiraron sin anillo por culpa, básicamente, de Michael Jordan. Charles Barkley, Karl Malone y John Stockton... y, claro, Patrick Ewing, que lideró a unos Knicks formidables, nada que ver con la broma que llevan siendo ya demasiados años, pero que no pudieron superar esa barrera definitiva del Este. Es cierto que, sin Jordan, jugaron dos Finales y las perdieron: en 1994 contra los Rockets y después de tener un 2-3 a favor (4-3 final) y en 1999 contra los Spurs (4-1). Pero entre 1989 y 1998 cayeron en playoffs cinco veces contra unos Bulls a los que derrotaron precisamente en 1994, el año sin Michael Jordan. Una de esas derrotas (1993) fue en una final del Este. Un año antes (1992) fueron el único equipo junto a los Pacers de 1998 que llevaron a los Bulls de los seis anillos a siete partidos en una serie, esta vez en segunda ronda.

Entre esos dos años, lo ha contado el periodista de Nueva York Stefan Bondy, se pudo forjar un equipo que podría haber sido un rival mayúsculo para unos Bulls que acababan de ganar dos títulos y todavía ganarían otro antes de la primera retirada de Jordan y otros tres, claro, después (1996-98). Porque en ese verano los Warriors del Run TMC habían preparado un plan para llevarse a Ewing al Oeste y formar un equipo tremendo: Tim Hardawy, Mitch Richmond, Chris Mullin y Patrick Ewing.

Patrick Ewing era por entonces el cuarto jugador mejor pagado de la NBA (3,1 millones en esa temporada 1991-92). Si caía de ese top 4 en salarios, podía salir al mercado como agente libre. Así lo tenía firmado. Y David Falk, su agente, había trazado un plan con los Warriors que el propio Ewing habría aceptado si hubiera llegado a su escenario final: el equipo de Oakland firmaría en 1991 a Chris Mullin un nuevo contrato con las cantidades repartidas de tal forma que ganara mucho en el primer año y menos en los siguientes. Así podría desbancar a Ewing del top 4 de salarios y permitir a los Warriors hacerse un año después (en 1992) con el pívot, que durante 15 años con los Knicks (1985-2000) promedió 22,8 puntos, 10,4 rebotes y 2,7 tapones. El por entonces presidente de los Knicks, Dave Checketts, confesó que supo del plan por terceros y cargó contra los Warriors por sus intenciones, pero asumió también que entendía a los de la Bahía: "Si lo hubieran hecho y hubieran reunido a esos cuatro, habrían ganado unos cuantos anillos de campeones".

En las tres temporadas previas al verano de 1992, en el que jugó con el Dream Team junto a Chris Mullin (fueron 1 y 7 del draft de 1985), Ewing tuvo estos promedios: 28,6 puntos, 10,9 rebotes y 4 tapones; 26,6+11,2+3,2 y 24+11,2+3. En su tramo en Nueva York, gloria sin campeonato, fue once veces all star, entró una vez en el Mejor Quinteto, seis en el Segundo y tres en el Segundo Mejor Defensivo. Una bestia que habría redimensionado a un equipo al que le faltaba, precisamente, una gran referencia interior y una fuerza defensiva que, además, pusiera puntos y amenaza en la pintura. Por eso saltó todo por los aires cuando falló el plan de Falk y los Warriors rompieron el Run TMC para hacerse con Billy Owens, número 3 del draft de 1991 y un jugador que pasó tres temporadas sin mayor gloria por los Warriors. Para reforzarse por dentro con él, soltaron a Mitch Richmond, el escolta que más problemas daba a Michael Jordan según confesión del propio 23 de los Bulls.

El inolvidable Run TMC (en este artículo se repasa a fondo su recorrido y su influencia en la NBA) fue un equipo dirigido por Don Nelson y que practicó un ataque total que conquistó a los aficionados pero que solo valió 37 y 44 victorias en dos temporadas (1989-1991), una sin playoffs y la otra con una serie superada ante los Spurs y una derrota después con los Lakers. Tim, Mitch y Chris (Run TMC, un juego de palabras con el Run DMC) sumaron 61,9 puntos entre los tres en la primera campaña, con un Hardaway todavía rookie, y 72,5 en la segunda, cuando su media de anotación fue de 116,6 puntos. El problema es que encajaban 115 por noche, y por eso no llegaron más lejos. Por falta de defensa y de un pívot verdaderamente imponente. Así que si hubiera llegado Patrick Ewing en 1992...