NBA

La anécdota que impulsa a Kyrie Irving a tener un "uno contra uno en el cielo" con Kobe Bryant

Kyrie Irving lanzó el tiro del Anillo de los Cavs el mismo verano en el que Kobe Bryant se retiró, pero ese no fue el lanzamiento que él tanto recuerda.

Kobe Bryant y Kyrie Irving
Noah Graham GETTY IMAGES

Diciembre de 2012. Los Lakers empiezan a alejarse peligrosamente de la pelea por el título, algo que no volverá hasta esta misma temporada, y Kobe Bryant se echa a la espalda, como en muchas otras ocasiones, a los angelinos. Partido en Cleveland ante los Cavaliers en esa etapa de cuatro años entre etapa y etapa de LeBron James allí. Un base nacido en Australia y con pasaporte de Estados Unidos había sido elegido en la primera posición del draft de aquel año y empieza a enamorar a la grada con su juego alegre, se llama Kyrie Irving. Los dos protagonistas lideran a los dos conjuntos. Ninguna de las franquicias está en un momento boyante contando los precedentes y ellos dos son de las pocas razones para la esperanza de sus aficionados. Y se juntan en una jugada y surge la magia. Uno de esos momentos que duran para siempre. 

RELACIONADO | Phil Handy, el técnico que Kobe le recomendó a Kyrie 

RELACIONADO | Irving, en el grupo secreto de entrenamiento de Bryant

Irving lo ha recordado ahora, en época de parón de la NBA por culpa del coronavirus que asola Estados Unidos y el resto del mundo. El jugador, ahora en los Nets, habló sobre ello en una conversación con su ex-compañero de instituto Jeremiah Green a través de Instagram. Contó lo que sintió en aquel momento y su sensación ahora: 

"Llego a la zona de ataque y oigo a la grada. Empiezan a levantarse y a gritar, de repente hasta empezaron a aplaudir. ¿Sabes a qué me recordó? Cuando estábamos en nuestra ciudad, en Nueva Jersey, y cuando sabes que llega tu momento: ése era mi momento. Estoy ahí, él y yo en todo lo alto, y hago un movimiento. Le oí balbucear algo y hago un giro en la finta, pero el tío estaba esperándolo y lo que hizo después... ¡Le pegó un puñetazo a esa mierda! Golpeó así el balón, le pegó un puñetazo. Fue la grada, que me hizo venirme arriba, pero por lo menos puede medirme con Kobe. Le veré dentro de poco; jugaré un uno contra uno en el cielo con él y tendré revancha"