COPA DEL REY 2020

La Copa de todos

El Barça y el Madrid parten como favoritos en Málaga, pero los otros seis equipos llegan con aspiraciones reales.

Trofeo de la Copa del Rey en Málaga, lugar donde se juega el torneo

La realidad no se desgasta por mucho que se repita. La que nos dice un año sí y otro también que la Copa en España es el mejor torneo nacional de clubes del mundo. Talento, competitividad y ambientazo, con ocho aficiones dando color durante cuatro días a una ciudad entera. Málaga y el Martín Carpena vuelven a acoger la Copa seis años después de aquel desenlace en el alambre en el que Llull embocó una de las canastas más decisivas de su carrera. Y 13 años más tarde de que el Barça de Trías demarrara de salida y no diera opción al Madrid y 19 de la explosión definitiva de Pau Gasol frente a Raúl López y Herreros en un ya lejano 2001. La cuarta ocasión en la que la Copa aterriza en Málaga y si en las tres anteriores hubo final clásica, en esta no se repetirá.

Los dos gigantes van por el mismo lado del cuadro, así que como mucho pueden coincidir el sábado en semifinales tras dos años de agrias polémicas arbitrales. Al menos uno de los dos faltará al partido decisivo después de repartirse los diez últimos títulos (cinco por barba), lo que abre los pronósticos. Los otros seis contendientes llegan con opciones reales.

Los azulgrana levantan hoy el telón (19:00) ante un Valencia al alza, que cabalga en puestos de playoff en la Euroliga y que le ha puesto las cosas muy difíciles a los culés en los duelos directos. Acento montenegrino en el pulso Mirotic-Dubljevic y una baja inicial, la de Heurtel. Los blancos juegan en el turno de noche (21:30) ante el 'matagigantes' Bilbao, cinco partidos frente a equipos Euroliga y cinco victorias en el año de su ascenso sin romper el bloque de la LEB y con uno de los presupuestos más limitados. Monumento a Mumbrú. El alero Bouteille y el 'matador' Lammers son dos de las sensaciones y Balvin una garantía reboteadora de 2,17. Su antecesor, el Caja Bilbao, ya se cargó en su debut ACB al Madrid en cuartos allá por diciembre de 1986 cuando Martín hacía las Américas. Laso tiene dos pilares, Campazzo y Tavares, y un descarte extracomunitario que hacer: Mickey, Thompkins o Deck.

Un lado del cuadro fortísimo que permite a los que van por la otra acera soñar con la gesta: Tenerife-Andorra y Unicaja-Zaragoza, uno de ellos alcanzará la final. El Iberostar viene fuerte y luce título intercontinental. El Casademont ha sido la revelación de la primera vuelta (mucho juego), en la que el MoraBanc también ha sorprendido pese a las bajas. Y el Unicaja pelea con los Díaz, Jaime, Brizuela, Suárez y Guerrero contra la maldición del anfitrión. El último en ganar en casa, el Baskonia en 2002. La Copa de todos.