NBA | GLOBAL GAMES PARÍS

Giannis Antetokounmpo a la conquista de Francia

La NBA lleva un partido de liga regular por primera vez a París y lo hace de la mano del actual MVP, algo que no había pasado nunca en suelo europeo. Willy, representante español.

Giannis Antetokounmpo posa en la torre Effiel.

En su estrategia por conquistar el mundo la NBA lleva décadas mirado más allá de sus fronteras. Desde el 11 de septiembre de 1984 en el que un Suns-Nets amistoso en Milán suponía el primer encuentro entre dos franquicias estadounidenses fuera de Norteamérica hasta los partidos de exhibición del pasado verano en India y China. Entre medias llevaron la liga regular al Viejo Continente. Fue en 2011 con el O2 de Londres como lugar elegido, el cual no fallaría a la cita ningún año desde entonces. Hasta hoy, con el duelo de esta noche en París entre Charlotte Hornets y Milwaukee ­Bucks (21:00, #Vamos).

En un intento de dar un nuevo impulso al ya clásico partido europeo, La NBA decidió que su edición de 2020 se jugaría el AccorHotels Arena, mejor conocido como París-Bercy. No en vano, Francia es el primer mercado europeo en cuanto a ventas de merchandising y el segundo en suscriptores al League Pass. Así que el 11º encuentro que la NBA organiza en Francia (el primero oficial) será un acontecimiento en una ciudad y un país que respira baloncesto con mucha más fuerza de lo que lo hacen los vecinos británicos. Si eso no fue impedimento para que cada partido en Londres fuese un éxito, el comisionado Adam Silver y toda su directiva estarán bastante tranquilos ante un lleno casi seguro.

A ello va a ayudar más que nadie la presencia de Giannis Antetokounmpo. La estrella griega es uno de los jugadores del momento. Actual MVP (y esto es noticia porque nunca el MVP en activo había jugado en partido oficial en Europa) es la cara visible de muchas cosas. Para empezar la de su equipo, unos Bucks que llegan a Francia primeros de la Liga y en ritmo de 70 victorias, algo que sólo se logró en dos temporadas en toda la historia: Bulls 1996 (72-10) y Warriors 2016 (73-9). Pero también es el rostro, o uno de ellos como el mismo reconoció en rueda de prensa, de la globalización del baloncesto.

En esto Europa juega un papel fundamental y la NBA lo sabe. El de esta noche será el duelo número 92 en suelo europeo, más que en ninguna otra región fuera de Norteamérica. Un simple dato como ejemplo. Al comenzar el curso había 108 jugadores internacionales en las plantillas de la NBA. 60 de ellos (casi la mitad) eran del Viejo Continente. Y 7 estarán en el París-Bercy con un español incluido en los Charlotte Hornets. Willy Hernangómez, que está en su cuarta temporada en Estados Unidos, la más difícil hasta ahora para él por los minutos de los que está disponiendo, pero que en las últimas semanas parece haber ofrecido brotes verdes. Juega más y hasta su entrenador le ha alabado públicamente por su trabajo y compromiso.

Y si hablamos de baloncesto y globalización no se nos puede olvidar un actor que hoy tendrá un papel secundario pero que lo fue todo, más que ningún otro en la historia, a la hora de convertir a este deporte en un fenómeno de masas. Michael Jordan, dueño de los Hornets, también estará en París. Hoy hablará antes del partido junto a Silver y el dueño de los Bucks, Marc Lasry. Ya jugó aquí un par de veces en 1997, con su mítico dorsal 23 de los Chicago Bulls. Ahora ve desde los despachos como su equipo, que normalmente le das más disgustos que otra cosa (o él a ellos, que de todo hay) está salvando la cara en una temporada que apuntaba al fracaso deportivo más absoluto. Después de 15 victorias y 30 derrotas han ganado unos cuantos partidos más de los que se esperaban, pero hoy tendrán enfrente al coco de la Liga. El 39-6 que lucen asusta a cualquiera y para defenderlo cuentan con un MVP que quiere renovar su corona a final de temporada. Y eso también pasa por París.