NBA | WOLVES 104 - THUNDER 117

Histórico Shai en los Thunder: va camino de jugador de época

El jugador de segundo año hace el triple-doble con 20+20 en puntos y rebotes más precoz de la historia. Supera a Robertson, Barkley, Shaquille...

Dentro de unos años sabremos la respuesta a la siguiente pregunta: ¿han perdido los Thunder con el traspaso de Paul George a los Clippers? Cuando se produjo en verano de forma totalmente inesperada era justo decir que se iba el que había sido mejor jugador del equipo de Oklahoma durante la temporada, hasta el punto de estar en la terna de tres candidatos al MVP junto a Harden y Giannis. Eso es lo que se iba a Los Ángeles. ¿Lo que llegaba? Varias rondas de draft, Danilo Gallinari (un complemento de lujo para cualquier equipo) y Shai Gilgeous-Alexander. Un jovencísimo base/escolta (aún no se sabe muy bien cuál de las dos cosas es más), que ya apuntó en su primer año en los Clippers a robo del draft (elección número 11) y que ahora se puede convertir en el robo de la agencia libre del verano de 2019.

Para confirmar eso, como decía al principio, harán falta años. De momento y cada día que pasa es más difícil no ilusionarse con un jugador que apunta a marcar una época. Extraño en sus movimientos corporales, en su forma de tirar, poco ortodoxo en esos aspectos que entran por los ojos a primera vista. Pero con una inteligencia y un conocimiento del juego que asustan teniendo en cuenta que aún tiene 21 años. Esta noche ha hecho historia en la victoria de su equipo en Minnesota. Ha firmado una línea estadística redonda que le incluye con honores en el libro de los récords de la NBA. 20 puntos, 20 rebotes y 10 asistencias. Es ya el jugador más joven de siempre en lograr un triple-doble con un 20+20 en tantos y rechaces, logrando su mejor marca personal en rebotes e igualando la de pases de canasta.

Una noche tremenda para él con la que supera a Shaquille O'Neal, dueño del récord desde 1993, e iguala a éste y a Oscar Robertson y Charles Barkley como únicos jugadores de segundo año con triples-dobles de 20+20. Casi nada la compañía. Y por si fuera poco, también se convierte en el segundo base en los últimos 30 años en hacerlo junto a Russell Westbrook, un jugador que lo ha sido todo para su actual franquicia. Según el propio Shai fue aceptar el reto de su entrenador el que le hizo completar un encuentro como este: "Antes del partido me dijo que tenía que hacer más cosas en la cancha que era capaz de aportar mucho más de lo que lo estaba haciendo. Algo con lo que estoy de acuerdo". Dicho y hecho para un jugador que venía de dar 0 asistencias en el último encuentro ante los Lakers. El mismo que a su vez promediaba 23,7 puntos en los últimos 13 partidos.

A partir de él construyó la victoria el equipo de Oklahoma, la 12ª en los últimos 15 partidos con un impresionante 6 de 7 en la carretera. Gallinari fue el máximo anotador (30) en un día gris de Chris Paul, que se quedó sin anotar y sin pasar en los 15 minutos que jugó en la primera mitad, algo nunca visto en su carrera. El tercer cuarto fue clave para los visitantes, con dos parciales sobre los que construyeron un ventaja que llegó a ser de 18 untos y definitiva a la postre: primero un 2-11 nada más volver de los vestuarios y más tarde un 3-10. Enfrente tuvieron apenas la resistencia de Naz Reid desde el banquillo con 20 puntos (ha anotado en dobles dígitos en seis de los últimos ocho encuentros) y de Andrew Wiggins hasta el descanso, tras el cual firmó un horrendo 0/6 en el lanzamiento. Los Wolves siguen hundiéndose poco a poco en el Oeste a la espera de que vuelva Towns, que lleva sin jugar 14 partidos.