NBA

La lesión de Collins da un nuevo impulso a la candidatura de Gasol

El ala-pívot será reevaluado en cuatro meses de su operación en el hombro y el español puede aprovechar su ausencia: "Todavía es pronto, pero espero llegar".

La lesión de Collins da un nuevo impulso a la candidatura de Gasol
DIARIO AS DIARIO AS

Los Portland Trail Blazers se han quedado sin su ala-pívot titular, Zach Collins, para los próximos cuatro meses como mínimo. El jugador se dislocó el hombro el lunes 28 de octubre y ha sido operado. Las mejores previsiones dicen que volvería en marzo, cuando la franquicia de Oregón tiene previsto reevaluar el estado físico del jugador. En ese escenario se perdería más de 60 partidos, un golpe muy duro para ellos porque Collins se había convertido en una pieza fundamental para esta temporada. El jugador está en su tercer año en la Liga con un crecimiento evidente, que ya dejó ver en la última parte de la pasada campaña, incluidos unos playoffs donde rindió a un gran nivel (6,8 puntos, 3,6 rebotes y 1,4 tapones en sólo 17,2 minutos de media).

Así que esta baja, unida a la de Jusuf Nurkik, pívot titular y tercer mejor jugador de la plantilla, han dejado a los Blazers bastante más cortos de lo que cabría esperar en la zona teniendo en cuenta la larga rotación de jugadores interiores con la que cuentan. Nurkic está en proceso de rehabilitación tras romperse la pierna en un partido el pasado mes de marzo y tampoco se espera que vuelva a jugar hasta febrero. ¿Qué le queda a Terry Stotts? De momento tiene a Hasan Whiteside para el puesto de pívot, el fichaje estrella del verano. Un jugador que prometía mucho en Miami pero que en las dos últimas temporadas ha cotizado a la baja por su peor rendimiento y sus problemas de disciplina.

En el puesto de '4' Stotts está tirando por el momento de Anthony Tolliver, un veterano (34 años) que gusta mucho al cuerpo técnico por su capacidad defensiva y su buena mano desde la larga distancia. Lo que ocurre es que desde la lesión de Collins, Tolliver ha sido el elegido para suplirle en el quinteto inicial y su rendimiento no está siendo especialmente bueno. La otra opción es Skal Labissiere. Joven, 23 años, con mucho que aprender pero con un techo más alto, dentro del equipo le nombraron MVP de la pretemporada. "Tuvo un excelente septiembre y octubre. Tan decepcionante fue perder a Zach como interesante que Skal aproveche la oportunidad. Estoy feliz por él. Es joven, es un gran trabajador, es divertido. Creo que todos sus compañeros de equipo  lo respetan de verdad", le contaba el entrenador de los Blazers a los medios.

La hora de Pau Gasol

Por supuesto también existe la opción de buscar la solución en el mercado, pero según fuentes cercanas a la franquicia parece que esa idea está descartada. Primero porque ya han superado con creces el luxury tax en contratos. Y segundo, porque cuentan con el regreso de Nurkic (aunque aún falten meses) y con el de Pau Gasol. El español sigue recuperándose de la operación en su pie izquierdo a la que se sometió en mayo. Fue por una fractura por estrés y esas lesiones conviene arreglarlas bien, porque de lo contrario tienden a reproducirse. Así que el español no tiene prisa: "Todavía es pronto", contesta cuando le preguntan si está listo para regresar. 

Nadie sabe cuándo lo hará porque ni él ni la franquicia han dado ninguna fecha. Pero las señales son positivas. Gasol está incrementando poco a poco su carga de trabajo. El pasado lunes se le pudo ver participando en una sesión de tiro junto a sus compañeros en un entrenamiento matutino previo al partido ante los Warriors en San Francisco. El propio jugador ha confirmado que ya está realizando ejercicios de 1 contra 1 con miembros del cuerpo técnico. Síntomas de que todavía es pronto, como el mismo dice, pero que va por el buen camino. 

Lo que ocurre es que la lesión de Zach Collins ha cambiado el panorama por completo y puede que su vuelta sea más necesaria de lo que todos contemplaban, tratando de alguna manera de reducir los plazos. "Espero llegar a tiempo", dice Gasol cuando le preguntan. Lo cierto es que su papel puede ganar un importancia capital en la temporada regular de su equipo, que de repente se ha encontrado sin sus dos mejores interiores hasta febrero/marzo como mínimo. El baloncesto le está dando una nueva oportunidad a Pau de ser un jugador clave en un equipo fuerte de la NBA, y no sólo un veterano para aportar experiencia desde el banquillo. Todo dependerá de cuándo vuelva y en qué condiciones.