ADIÓS A UNA LEYENDA

José Manuel Calderón anuncia su retirada del baloncesto

El base pone punto final a una trayectoria de dos décadas con 14 años en la NBA y 8 medallas con la Selección. Trabajará para la Asociación de Jugadores de la NBA.

José Manuel Calderón se retira. El base de Villanueva de la Serena, uno de los mejores jugadores españoles de la historia e integrante de la ya legendaria generación de los Júniors de Oro, deja el baloncesto profesional con 38 años (los cumplió el 28 de septiembre) y tal y como ha adelantado el periodista Ben Golliver, del Washington Post, medio que suele publicar la información relacionada con la NBPA (National Basketball Players Association), la Asociación de Jugadores en la que Calderón inicia su nueva etapa profesional.

El español, con el que AS estuvo en Nueva York antes de este anuncio, va a ejercer como asistente especial de Michel Roberts, directora ejecutiva de la NBPA, el sindicato que representa a los 450 jugadores profesionales de la NBA. Y una institución en el deporte estadounidense ya que fue la primera organización de deportistas en una de las grandes ligas (MLB, NFL, NBA y NHL), en 1954 y por empeño del legendario Bob Cousy, y tiene un enorme peso específico en el pulso de una NBA con la que mantiene una estrecha y constante relación. En su ejecutivo figuran jugadores como Chris Paul, presidente, y los ahora vicepresidentes Andre Iguodala y el también español Pau Gasol.

Calderón desempeñará este cargo de nueva creación, y por lo tanto en el que podrá dejar su sello personal desde el primer momento, durante la temporada 2019-20, una transición a su nueva vida ya fuera de las cancha que le permitirá seguir en contacto muy directo con todos los estamentos de la NBA, conocer otras caras del negocio del baloncesto profesional y ejercer una labor que irá vinculada al día a día de la liga como enlace entre Roberts y la dirección de la Asociación y el entorno de los jugadores. El extremeño podría desempeñar otras tareas profesionales, si así lo quisiera, y este cargo le permitirá también pasar el tiempo con su familia -con la que vive cerca de las oficinas de la NBPA, en Manhattan- del que no ha podido disponer durante sus veinte años en activo como jugador de baloncesto.

Catorce años y siete franquicias en la NBA

Este verano Calderón, que jugó la pasada temporada en Detroit Pistons, no encontró ninguna opción convincente desde el punto de vista deportivo para jugar su temporada número 15 en una NBA a la que llegó en 2005 para enrolarse en unos Raptors en los que permaneció hasta 2013, cuando fue traspasado en enero a los Pistons para la primera de sus dos etapas en Michigan. También jugó en Dallas Mavericks, New York Knicks, Los Angeles Lakers, Atlanta Hawks y Cleveland Cavaliers, donde coincidió con LeBron James y donde (temporada 2017-18) disputó la final de la NBA, lo más cerca que estuvo de un anillo de campeón. Los Cavs perdieron 4-0 contra unos intratables Warriors, el equipo que le firmó un contrato en marzo de 2017 pero que no lo corroboró apenas horas después porque una lesión de Kevin Durant le obligó a buscar un refuerzo de otro perfil. Los de la Bahía fueron campeones unos meses después, un título del que a punto estuvo de ser partícipe el base español.

En Toronto, Calderón rozó el nivel de base all star y adquirió galones en una NBA en la que ha ganado solo en contratos deportivos más de 85 millones de dólares. Allí pasó de suplente de Mike James y TJ Ford a titular indiscutible y de 5,5 puntos y 4,5 asistencias como rookie (2005-06) a 12,8 y 8,9 en la temporada 2008-09, la mejor de su carrera por números y en la que firmó la mejor temporada de la historia de la NBA desde la línea de tiros libres: 151 de 154, un 98,1% de acierto. También en aquel 2009, el otro reverso de la moneda, una lesión en una mano le dejó fuera del Eurobasket de Polonia, donde España sumó su primer oro continental. Pese a que nunca sufrió ningún percance de máxima gravedad, sí tuvo varios problemas en momentos muy señalados. Después de ser campeón de Europa Sub-18 en Varna 1998 con la generación de los Júniors de Oro (Pau Gasol, Juan Carlos Navarro, Felipe Reyes, Raúl López...), se perdió el Mundial Júnior de Lisboa 1999, donde España logró un histórico oro ante Estados Unidos. Luego, ya con la absoluta y además de esa citada ausencia en 2009, se perdió la inolvidable final de los Juegos de Pekín 2008 por un problema muscular y todo el Mundial 2010 por una lesión en la fase de preparación. En 2016 dejó la Selección con números históricos: 193 partidos jugados y ocho medallas, tres olímpicas (las platas de 2008 y 2012 y el bronce de 2016), el oro mundial de 2006 y cuatro continentales (oro en 2011, platas en 2003 y 2007 y bronce en 2013).

El cuarto jugador español en la NBA

En Europa jugó en Alicante, Fuenlabrada y Baskonia antes de irse a la NBA, en 2005 y a punto de cumplir 24 años. Nunca regresó y desarrolló todo el resto de su carrera en una Liga estadounidense en la que completó catorce temporadas con 895 partidos, 591 de ellos como titular, y unas medias totales de 8,9 puntos y 5,8 asistencias. Además, jugó 40 encuentros en seis ediciones de los playoffs por el título: dos con los Raptors y una con Mavericks, Hawks, Cavaliers y Pistons. Fue, antes de la llegada masiva de jugadores no estadounidenses, el cuarto español que debutó en la NBA (el 2 de noviembre de 2005) tras Fernando Martín, Pau Gasol y Raúl López.

Integrado con su mujer y sus tres hijos en la vida estadounidense, no se planteó el regreso a Europa ni siquiera en la última fase de una extraordinaria trayectoria como jugador que ahora llega a su fin. Su nueva etapa, al menos por una temporada, es en los despachos de la Asociación de Jugadores de la NBA, una liga donde se ganó el respeto de jugadores, rivales y entrenadores tanto en la pista como fuera de ella. DeMar DeRozan, un cuatro veces all star que ahora juega en los Spurs y coincidió con él en Toronto, se refirió a él como "la presencia más positiva" que había encontrado en su carrera y alguien que le ayudó a tener la confianza necesaria para convertirse en un gran anotador en la NBA. Dwane Casey, que le entrenó en los Raptors y contó con él en la que ya es definitivamente su última temporada profesional en los Pistons 2018-19, le definió por su parte así: "Es uno de los tipos más competentes y de las personas mejor formadas que hay en la NBA. Más allá de lo que hace como jugador, siempre quieres tener a alguien como él en tu equipo. O en tu negocio, en tu empresa, en tu familia... donde sea. Nunca dirás las suficientes cosas buenas de él. Es un excelente jugador de baloncesto, pero es además una persona muy sólida, firme. Todo lo que se diga de él es poco".

Histórico del baloncesto español e integrante de la gran generación que tocó el cielo de Saitama a Pekín, Londres y Kaunas, José Manuel Calderón ha puesto hoy oficialmente punto final a su carrera como jugador de baloncesto. Ahora comienza una nueva etapa. También, eso sí, muy ligada al deporte que ama y a la NBA en la que jugó catorce años.