NBA | SPURS 96 - LAKERS 103

LeBron, el renovado Howard y los Lakers se imponen a los Spurs

El alero sumó un nuevo triple-doble y el pívot volvió a tener una producción extrema para ganar a los Spurs y mantenerse líderes de la Conferencia Oeste.

Dwight Howard hace un mate durante el partido entre Los Ángeles Lakers y los San Antonio Spurs
Daniel Dunn USA TODAY Sports

Después de un partido para los anales ante los Mavericks los Lakers y todavía en Texas, viajaban al AT&T Center para enfrentarse a los Spurs en un encuentro que para muchos serviría para sacar más conclusiones que el choque contra Dallas. Al fin y al cabo, Doncic y compañía eran parte de una plantilla joven y vigorosa, un rival mucho más vulnerable que un roster veterana y bien organizado como lo es el de San Antonio, que siempre hace más daño a equipos con fisuras e inseguridades como podían ser los angelinos... el año pasado.

No éste, en el que de momento siguen protagonizando un inicio casi impecable que les ha permitido olvidarse rápidamente de la derrota inauguran ante los Clippers y sumar cinco victorias consecutivas por primera vez desde la 2017-18, cuando, ya sin posibilidades de playoffs sumaron el mismo número de partidos ganados seguidos entre el 23 de febrero y el 3 de marzo, siendo el último precisamente contra los Spurs. Otra señal muy positiva para una franquicia mítica que vuelve a estar en los más alto de la Conferencia Oeste, una anomalía en los últimos tiempos y que firma su mejor inicio desde la 2010-11, última de Phil Jackson en el banquillo. Ha llovido desde entonces, está claro.

Como ocurrió ante los Mavs, los Lakers llegaron al compromiso con el mismo récord que sus rivales: 4-1. El que ganara desempataría y dormiría en lo más alto del Oeste, algo que deja sacar pocas conclusiones en estos momentos de la temporada pero que no deja de ser meritorio en una Conferencia ultracompetitiva. Y como ocurrió ante los Mavs, los Lakers se llevaron el encuentro, también muy trabajado, ante un equipo eterno que va camino de proclamarse en la primera franquicia de todo el deporte estadounidense en pisar los playoffs 23 veces consecutivas. La madre de todos los récords.

No fue fácil. Los angelinos mandaban en el inicio, pero las pérdidas de balón (7 en el primer cuarto) no permitieron que abrieran hueco. Cuando corrigieron esta variante fue cuando empezaron a carburar y se fueron al descanso con una ventaja cómoda (43-56) pero todavía sin sentenciar. Un triple de Rudy Gay (16 puntos y 10 rebotes) sobre la bocina acercaba a los locales al final del tercer periodo (77-72). El encuentro se decidiría, una vez más, en un último cuarto en el que los Lakers tomaron las decisiones correctas en los momentos oportunos para llevarse el duelo.

Y eso que los Spurs apretaron de lo lindo. Remaron hasta el 90-90 a falta de menos de cuatro minutos para el final, pero dos canastas seguidas de Kentavious Caldwell-Pope (14 puntos con buenas sensaciones) y un mate tras rebote ofensivo de Dwight Howard daba a los Lakers una ventaja que ya no perderían en lo que quedaba de encuentro.

Los protagonistas del partido fueron muchos y variados. Dejonte Murray sumó 18 puntos, 11 rebotes y 4 asistencias todavía con restricción de minutos y demostró que va a ser uno de los sostenes del equipo. LaMarcus Aldrige fue la otra cara, le empieza a pesar la edad y estuvo fallón en el tiro, aunque seguro que acaba siendo muy útil en el esquema de Popovich. Forbes, White y De Rozan (14+7+5) también destacaron.

Mejor fue lo de los Lakers. Triple-doble de LeBron (21+11+13 con 2 robos y 1 tapón), segundo consecutivo para él. Sigue siendo impresionante lo de El Rey, que a pesar de fallar los 6 intentos de triples que intentó y de perder 5 balones sigue liderando a los suyos camino de los 35 años. Davis, de nuevo en segundo plano por la gran actuación de su compañero, volvió a estar enorme (25+11) mientras que Bradley y Caldwell-Pope sumaron 30 puntos entre los dos. Importante el rol de estos jugadores, que si cumplen en defensa (su especialidad) y aportan en ataque, donde ya cumplen solo con meter los tiros liberados, pueden ser esenciales para el devenir del grupo.

El papel de Howard

Mención aparte para este hombre. No solo por los números que sumó, también por la enorme incidencia que está teniendo en el juego de su equipo. En Los Ángeles todo el mundo habla de Howard. Es una historia de redención que encanta en Hollywood y lo que en este inicio está consiguiendo es tan sorprendente como meritorio cuando ya todo el mundo lo daba por muerto. Algo que, por ahora, parece haber sido una insensatez.

Ante los Spurs sumó 14 puntos, 13 rebotes, 2 asistencias y 2 tapones en solo 21 minutos. Una producción extrema para el tiempo que estuvo en la cancha. Dio un pase tremendo a Davis desde el exterior y como si de un playmaker se tratara y fue clave en el cluth time, destacando en todo el último periodo, en el que hizo de todo. Ganchito con la izquierda, alley oop que recibió de Bradley y con el que machacó a Poeltl en la que fue la jugada del partido, rebote ofensivo y canasta, 2+1 tras recibir la asistencia de LeBron, una buena defensa sobre DeRozan que provocó la pérdida de balón del alero y acabó con triple de los Lakers y un tapón tremendo sobre Murray.

En total, 10 puntos en los últimos 12 minutos para un jugador que está promediando 9 puntos, 12 rebotes, casi 2 robos y 4 tapones cada 36 minutos y que hoy ha vuelto a tener una serie de tiros perfecta (7 de 7) y ha hecho su segundo doble-doble de la temporada. Además, su equipo ha estado en positivo con él en pista en todos los encuentros de la campaña excepto en el primero y tiene un +67 acumulado. Tremendo para un baloncestista al que todos dábamos por acabado tras una paulatina caída a los infiernos.

¿Y los Lakers?

Van 5-1, suman cinco victorias seguidas, están ante su mejor inicio desde la temporada 2010-11 y han ganado dos encuentros de forma consecutiva fuera de casa ante dos rivales de entidad y en pistas muy complicadas. Están siendo competitivos, están defendiendo bien y respetan a Frank Vogel, que está dando con la tecla y ha demostrado que poner a LeBron en el puesto de base es un acierto.

La defensa en particular está siendo la mejor baza de los de púrpura y oro, que han dejado a su rival por debajo de los 100 puntos por tercera vez esta temporada. En el resto de encuentros recibieron 101 ante lo Hornets, 112 en el choque inaugural ante los Clippers y 110 contra los Mavs en un partido con prórroga. Tienen un rating defensivo de 94, la primera vez que bajan de los 100 desde la temporada 1999-00 y el más bajo desde la 1973-74. Además, son el tercer equipos que menos puntos recibe de la competición solo superado por os Magic y los Jazz.

Los angelinos se gustan. Y están sorprendiendo en este inicio. Parecen un equipo unido y seguro con las ideas claras en la pista, donde hacen lo que defiende el entrenador. LeBron y Davis no se están cebando en sus minutos en pista, la pareja de pívots Howard-McGee se reparte la rotación perfectamente, Kuzma ha regresado y Bradley y KCP carburan. Y todo esto sin un Rondo que todavía se tiene que incorporar a la dinámica del grupo. Muy buenas sensaciones en un inicio en el que están demostrando que van muy en serio y se están estableciendo como uno de los mejores equipo de la competición. Nadie sabe cómo acabará la historia, pero de momento se puede decir. Los Lakers han vuelto.