Real Madrid Real Madrid

Fase de Grupos - Jornada 6

94

Finalizado

74

Baxi Manresa Baxi Manresa
  • 1C27-28
  • 2C28-16
  • 3C21-16
  • 4C18-14

LIGA ACB | REAL MADRID 94 - MANRESA 74

Deck empuja al Madrid

El alero argentino lidera el parcial de 16-2 que resuelve el duelo en los cuatro últimos minutos de la primera parte. Nakic juega, Garuba vuelve a ser titular y Tavares trata de encontrarse.

Podemos debatir qué llegó antes, si el huevo o la gallina, pero daría igual por improductivo. Como en el baloncesto, que sin defensa no hay ataque efectivo, al menos no para este Madrid. Y la primera parte fue el ejemplo perfecto. Vimos 16 minutos con los mismos defectos que llevaron a los blancos a caer con estrépito en Kaunas y Estambul, y para el final quedaron cuatro minutos de gran juego del líder en los dos lados de la pista. En esos 240 segundos hasta el descanso, el Real hizo añicos la resistencia del Baxi Manresa.

Campazzo rompía y pasaba, dirigía escoltado por Laprovittola; Deck iba con el alma hacia el aro y todos mordían atrás. Cerraban la zona, no permitían canastas fáciles, dominaban el rebote y mandaban al rival más allá del triple. Los de Pedro Martínez habían pasado de anotar 10 de sus primeros 14 tiros de dos y de atrapar 12 rechaces (6 ofensivos) a tener serias dificultades para manejar las posesiones: cinco pérdidas en el segundo acto. Así que el volantazo fue brusco, del 39-42 al 55-44 tras un parcial demoledor de 16-2 con ocho tantos de Deck, un triple y dos asistencias del Facu, un 2+1 de Mickey y un mate de Tavares que lo sustituyó.

El Real ya no abría la puerta de la zona con reverencia de bienvenida, sino que la cerraba de un portazo. Los interiores Sakho y Kravish dejaron de campar a sus anchas, el bajón visitante coincidió con Eulis Báez en el banco, que le sacaba 20 años en el cara a cara a Garuba (37 frente a 17). El canterano madridista, por cierto, volvió a salir de titular en la Liga por sexto partido seguido. Siempre aporta intensidad y deja detalles de su continuo crecimiento. Metió un triple nada más empezar y peleó con dos rivales un balón a la altura del tobillo, que casi siempre supone una pérdida para un pívot, pero él lo levantó con falta incluida. Ahí, desde la línea de personal, es donde tuvo su talón de Aquiles: 0 de 5.

Tavares había sido la pareja de inicio de Garuba por dentro y el caboverdiano se desperezó, fue de menos a más. Muchos minutos para que recupere ritmo, confianza y acierto (16 puntos). También el defensivo. Para muestra, un botón, el tapón salvaje que colocó a tabla sobre Magarity en el tercer cuarto.

Poco después, Llull (17 tantos y 5 asistencias) la embocaba de tres para poner la máxima: 76-57. Momento en el que Laso dio entrada a Mario Nakic por un ovacionado Deck (18 y 22 de valoración en 20 minutos). El canterano estuvo en cancha los últimos 10:52 en su segundo partido del curso. Y esta vez también colaboró.

Los ausentes

Hubo un detalle curioso. El Madrid de la plantilla de 16 incluyó en el acta a solo 11 jugadores de los 12 posibles, ya que Reyes andaba lesionado (hombro), Mejri y Thompkins no inscritos y el técnico optó por dar descanso a Rudy y a un Taylor que no acudió al Palacio. En el Manresa, volvió Frankie Ferrari después de que en la primera jornada debutara con 25 puntos y 7 triples y luego se lesionara. Aún fuera de forma, este domingo clavó tres. Habrá que seguirle la pista.

En el Madrid, con el liderato a buen recaudo, ya piensan en la primera doble jornada de la Euroliga, el miércoles en Múnich y el viernes en casa ante el Alba de Aíto, fiabilidad alemana como reto para un equipo que debe reencontrarse en Europa.