NBA

Juancho: "Nunca he cerrado la puerta a volver a Europa"

Para el alero español, que finaliza contrato el próximo verano, "no significaría un fracaso" regresar al Viejo Continente, aunque matiza: "Voy a intentar seguir aquí".

0
Juancho: "Nunca he cerrado la puerta a volver a Europa"
Matthew Stockman Getty Images

- La franquicia y usted hablaron de la renovación, usted mismo dijo lo contento que estaba en Denver y que sentía la ciudad como su hogar... Pero al final no consiguieron llegar a un nuevo acuerdo. ¿Cómo fueron esas conversaciones y por qué no se pusieron de acuerdo?

- Las dos partes intentamos llegar a un acuerdo, pero el lunes pasó muy rápido y al final no se llegó a cerrar. Pero la franquicia me ha dado el apoyo, siempre han contado conmigo para el futuro. Yo estoy contento y ahora lo que quiero es jugar, es disfrutar del baloncesto, así que a ver qué pasa los próximos meses.

- Esta temporada va a tener mucha competencia en los puestos de 3 y de 4. Si la situación de no tener muchos minutos se alargara en el tiempo, ¿Qué solución cree que podría encontrar?

- Yo sigo confiando en tenerlos. El primer día no jugué por decisión del entrenador, pero ya he estado en esta situación estos tres años. Al final la competencia te ayuda a mejorar y el resto de veranos también han fichado a gente en mi posición. Hay que tener primero paciencia, seguir trabajando duro y haciendo mi camino. Tengo que hacer cosas que dependan de mí, y de mí depende estar preparado cuando me necesiten. Lo que no puedo es decirle al entrenador a quién tiene que poder. Pero sí que es cierto que quiero jugar, este año más que nunca voy en busca de minutos y creo que puedo hacerlo bastante bien. Y si la situación que cuentas se dise ya veríamos que solución hay. De momento no he pensado en ello.

- De cara al próximo verano, ¿La opción de volver a Europa la descarta?

- Yo voy a intentar seguir aquí, pero nunca he cerrado la puerta a Europa. No es una cosa a la que diga que no porque signifique un fracaso para mí o algo por el estilo. Quiero ir paso a paso, ir día a día y disfrutar de esta temporada. Ya veremos dónde estamos en verano y qué es lo que queremos. Al final el que decidirá soy yo. No me gusta nada hablar del futuro, así que ya veremos qué pasa en verano.

- La crisis con China puede traer una rebaja en el presupuesto de las franquicias y en los futuros contratos que se firmen. ¿Es algo de lo que están hablando allí entre los jugadores?

- Es cierto que todo lo que ha habido con China afecta a la NBA y se ha visto algo de temor respecto al tope salarial. Hay muchos equipos que han pensado que va a bajar. No sé cómo va a quedar esto, si al final baja claro que afectará a los jugadores.

- ¿Cómo ve al resto de españoles en la NBA de cara a esta temporada?

- He tenido la suerte de estar muy en contacto con Pau y con Ricky porque en la pretemporada hemos jugado contra ellos. De Pau hay que esperar que vuelva de la lesión, pero creo que ha ido a un equipo al que puede ayudar a crecer con su experiencia y él está contento y motivado. Ricky ha llegado a un equipo donde va a ser el jefe y donde puede hacer muchas facetas, puede ayudar al equipo a pelear por los playoffs (que van a ser muy difíciles), pero tienen un grupo muy interesante con buenos jugadores y con Devin Booker, que es uno de los mejores. Tiene una gran confianza después de haber sido MVP y de haber mejorado su juego ofensivo en los últimos años. Marc lleva muchos años sin parar, a Toronto se les ha ido su estrella con el que han ganado todo, así que creo que va a ser algo diferente y habrá que tener paciencia con Toronto. Pero Marc ya sabe lo que es esto, lo tiene todo para demostrar el jugador que es y seguro que va a hacerlo también muy bien. Y mi hermano también está en una situación un poco diferente, en un equipo joven que está intentando reconstruirse. Tiene talento y es muy buen jugador, lo que pasa es que necesita minutos y confianza. Cuando tenga eso va a hacerlo bien y va a ayudar a su equipo a ganar. Espero que Charlotte no tire la temporada y no dé minutos sólo a los más jóvenes. Él viene de un verano donde ha trabajado y mejorado mucho, sigue cambiando su físico, tiene ganas de hacer un gran año y desde aquí la mejor de las suertes.

- Para unas hipotéticas finales de conferencia se habla de Clippers, Lakers, Rockets, Jazz... Ustedes tienen un equipo con mucho talento, pero a lo mejor no se les tiene tanto en cuenta por su juventud. ¿Cree que tienen el material para estar ahí?

- El material y el talento están ahí. Puede que no tengamos la experiencia de otros equipos, pero el año pasado ya vivimos dos rondas de playoffs con dos séptimos partidos. Creo que perder el séptimo partido con Portland nos ayudó a estar más motivados que nunca para esta temporada. Estamos hambrientos y somos peligrosos. El objetivo es empezar bien, porque en los primeros meses tenemos un calendario con el que queremos ponernos arriba rápidamente. El año pasado hicimos una gran temporada regular pero llegamos un poco justos a plyoffs, así que a ver como lo planeamos esta vez para llegar mejor a las eliminatorias.

- Ricky decía hace unos días que ser campeón del mundo no le había hecho ganar más respeto en Estados Unidos porque allí el respeto hay que ganárselo en la NBA. ¿Usted ha notado que le traten distinto después de ganar el Mundial?

- La NBA es una liga muy global y sí que ven lo que hay fuera. Pero al mismo tiempo tienen una mentalidad de quitarle importancia a todo eso y dársela más a lo suyo. Para ellos no vale la selección que mandaron y no vale lo que pasó allí, pero eso no va a quitar el esfuerzo que nos costó conseguirlo y lo orgullosos que estamos. Al menos aquí en Denver sí que saben lo díficil que es ganar un Mundial y eso es lo que valoro.

- ¿Qué ha supuesto para usted como jugador tener a Scariolo de entrenador?

- Ha supuesto un gran salto de calidad. Desde que le conocí a confiado mucho en mí, hemos trabajo muy bien juntos. También me ha ayudado a darme cuenta que no todo es perfecto, que los errores los cometemos y que también de eso se aprende. Él es muy directo conmigo. Siempre ha querido lo mejor para mí y también para mi hermano, así que le agradecemos mucho la confianza que ha puesto en nosotros. A nivel de confianza creo que me ha ayudado también mucho al ponerme de titular y darme muchos minutos. Incluso en partidos en los que no estás concentrado al nivel que se requiere, me saca un minuto y me vuelve a poner. Eso muy pocos entrenadores lo pueden hacer. Me ha ayudado y me ha apretado en cada entrenamiento y creo que soy mejor jugador desde que empezó el verano. Ha tenido paciencia con la recuperación de mi lesión, estando al tanto cada día de lo mucho que he trabajado para poder estar con la Selección. Le considero una persona muy cercana y le estoy muy agradecido por todo lo que ha hecho por mí.

- ¿Le ve a los mandos de un banquillo NBA?

- Está claro que esa opción está ahí. Sergio es un grandísimo entrenador y la NBA toca a muchos entrenadores. Él tiene que esperar su oportunidad y sólo hace falta ver cómo lo ha hecho en su primer año. Y luego gana el Europeo, gana el Mundial, gana prácticamente todo con España. Es un nombre a tener en cuenta.

- ¿Cree que en el Mundial Argentina pilló desprevenidas a Serbia y Francia por no tener en la plantilla jugadores NBA, mientras que ustedes estaban avisados?

- Argentina hizo un Mundial de diez. Para equipos que no la conocieran les sorprendió, pero los argentinos son jugadores de los que no te puedes confiar. Son muy buenos y saben ganar. Vienen de tener su generación de oro, un poco como la de España, y les han ido inculcando los valores a los que iban llegando nuevos. A un solo partido te pueden sorprender. Se cargaron a Francia, se cargaron a Serbia... Se cargaron a las mejores selecciones del torneo. Con nosotros puede que llegasen algo cansados y es verdad que sí les conocíamos, pero nunca se dieron por vencidos. Somos muy amigos, hemos jugado juntos y hemos sido rivales. Esa plata les tiene que saber a oro.

- ¿Qué tal con Jokic? A usted que te gusta mucho el troleo. ¿Le recuerda mucho lo que pasó en el Mundial?

- Al final la relación que tenemos es más fuerte que un Mundial. Somos todos muy amigos, llevamos cuatro años juntos y ha habido troleo pero no mucho. Él fue una de las primeras personas que me felicitó cuando ganamos. Cuando les eliminaron iba con España porque sabe lo importante que era para nosotros. Él sabe el seguimiento que tiene en España, le gusta mucho nuestro país. Le respeto mucho y ahora toca ganar juntos.