Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League
Serie A
Temas del día Más temas

NBA | ROCKETS 113 - WARRIORS 118 (2-4)

Curry y los Warriors mantienen su increíble racha sin Durant

Curry y los Warriors mantienen su increíble racha sin Durant

Thomas Shea

USA TODAY Sports

Ya son 30 victorias y sólo 4 derrotas de los Warriors con Curry jugando y Durant no. La posible marcha del alero no parece que pueda tumbar por sí sola el proyecto.

Los Golden State Warriors tenían esta noche uno de los exámenes más complicados de la era Kerr. Jugaban en una de las canchas más difíciles de la Liga, contra un rival de primerísimo nivel que les tenía más ganas que nadie, con la sombra de un séptimo partido a vida o muerte planeando y con la ausencia de Kevin Durant, su mejor jugador en estos playoffs con diferencia. Ante todas esas adversidades apareció el equipo que ha llegado a cuatro finales consecutivas y que ha ganado tres anillos. Y lo hizo en un escenario único, pero de una forma bien conocida. Porque que los Warriors ganen sin Durant ya no es novedad (siempre y cuando Curry esté en cancha).

Por mucho que el bueno de Kevin vaya de exhibición en exhibición éste siempre será el equipo de Stephen ( y de Klay, o lo que es lo mismo, de los Splash Brothers). Lo es para la afición y ese es uno de los puntos clave en la posible marcha de Durant en verano, en busca de un proyecto donde sea el líder en la cancha, pero también en los corazones de la gente. Pero los números también dicen que estos son los Warriors de Curry. Desde que Kevin Durant llegó a Oakland en 2016 y con Curry en la cancha, se ha perdido 34 partidos. De esos 34 los Warriors han ganado 30.

Los Warriors son mejores con Curry y Durant en pista juntos. Eso no se puede discutir. Pero si falta uno de los dos, el equipo es mejor con el base solo. En estas últimas tres temporadas los de la Bahía han conseguido un +82 jugando sólo con Kevin Durant, lo que se traduce en un +1,3 por cada 48 minutos. Mientras que si el que juega de los dos es Stephen Curry, el dato es de +579, +12,1 por cada 48 minutos.

En ese tiempo en el que el base no comparte la pista con el alero, promedia 32,8 puntos en 36 minutos de juego, con un 44,8% en tiros de campo y un 39,8% en triples. Esos porcentajes mejoran un poco con Durant en pista, pero está claro que Curry y el equipo apenas se resienten cuando el alero no juega. Por ejemplo, antes de la lesión de Durant Curry promediaba en esta serie 22 puntos con un 39,4% de acierto en tiros y un 26,3% en triples. Llevaba más faltas (20) que triples (15).

Durant abandonó el quinto partido a falta de 2:05 para el final del tercer cuarto. Hasta el final del encuentro Curry metió 16 puntos con un 5/9 en tiros. Si juntamos los últimos cuartos de los partidos 5 y 6, sus números son históricos: 35 puntos con un 5/8 en triples. Anoche, por ejemplo, metió 16 en los últimos 5 minutos.

Pero más allá de considerarlo una racha aislada en el momento más oportuno, la ausencia de Durant ha traído al definitivo sexto encuentro de la serie el clásico pick-and-roll entre Curry y Draymond Green. Una estrategia abandonada en muchos momentos desde que el alero llegó desde Oklahoma y que ha hecho estragos en la defensa de los Rockets, que ya en los últimos minutos del quinto dieron la sensación de no tener muy claro cómo defender a su rival sin Durant en cancha. Teniendo en cuenta que el alero puede perderse varios encuentros de la final de Conferencia, ese pick-and-roll también puede ser letal ante pívots como Jokic o Kanter.

Después de ganar el segundo encuentro de la serie (2-0 en ese momento) Kevin Durant declaró que se estaba divirtiendo más que nunca y varias voces empezaron a señalar que desde la franquicia tenían esperanzas en que siguiese. Que algo había cambiado y que ahora sí estaban convencidos de poder retenerle. Pero el núcleo duro de este equipo, al que sin duda le seguiría gustando contar con él, ha demostrado una vez más que no le necesita tanto como a veces se piensa. Que si al final decide marcharse a Nueva York o a donde sea, Curry, Thompson, Green e Iguodala siguen valiéndose por sí mismos. Veremos que influencia tiene esta victoria en la futura decisión de Durant.