Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Euroliga
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Bundesliga
Ligue 1
Niza Niza NIZ

-

PSG PSG PSG

-

Euroliga
Olympiacos OLY

-

Zenit San Petersburgo ZEN

-

NBA | RAPTORS 115 - MAGIC 96 (4-1)

Siakam y Leonard dan el pase a las semis del Este a los Raptors

Kawhi Leonard

Dan Hamilton

USA TODAY SPORTS

El equipo canadiense no falló en casa y accedió a la siguiente ronda en la primera ocasión que tuvo. Sus dos mejores jugadores sumaron 51.

Los Raptors están en la siguiente ronda. Se han cargado a los Magic, que sólo le ganaron el primer partido y por los pelos. Se han mostrado más consistentes y no han sufrido en exceso. En el definitivo encuentro del ScotiaBank Arena de Toronto vencieron por 115-96 para cerrar el 4-1 que certifica el pase.

Arrollando desde el principio con un gran Kyle Lowry, que lanzaba sin miedo y las veía entrar como nunca, los locales sacaron ventaja desde muy pronto. Lowry ejercía de base anotador, lo que siempre ha querido ser y lo que sólo a veces se ha acercado: 19 asistencias para 23 lanzamientos en juego anotados, la mejor primera parte en este aspecto de los Raptors en toda su vida en postemporada.

Si el 35-19 del primer cuarto había sido duro de digerir para el equipo de Steve Clifford, el 32-23 del tercero al salir de los vestuarios tras el descanso le raspó la garganta a más de uno en Orlando. Pocos de sus jugadores se salvaron, la actuación de Nikola Vucevic, Jonathan Isaac, Evan Fournier y Aaron Gordon -cuatro de los cinco titulares- fue muy pobre (12/41 en tiros).

De nuevo volvió a funcionar el dúo de aleros altos en Toronto: Kawhi Leonard (27 puntos) y Pascal Siakam (24 puntos) son un dolor de muelas para cualquiera, aunque habrá que ver si su efectividad se mantiene ante Butler y Simmons... Por parte española sobriedad: 9 puntos y 9 rebotes de Gasol, 10 puntos de Ibaka.

Los fieles de los Raptors, conocidos por sus celebraciones a las afueras del pabellón cuando llegan los playoffs, tuvieron una noche de júbilo. Ahora queda lo importante: pasar el corte de las semifinales de conferencia, donde el año pasado los Cavaliers les dieron un repaso que todavía escuece y mucho.