NBA | THUNDER 114 - RAPTORS 123

Los Raptors aguantan y ganan en la vuelta a las canchas de Ibaka y el homenaje de OKC a Collison

Serge Ibaka

Alonzo Adams

USA TODAY SPORTS

Siakam fue el mejor, pero Leonard decidió. Los Raptors de Gasol e Ibaka sumaron una victoria de mérito en un día de celebración en Oklahoma.

Muchas emociones en Oklahoma City. Los Thunder eligieron esta noche para retirar su primera camiseta desde que la franquicia está en esta ciudad. El '4' de Nick Collison se fue a lo alto de Chesapeake Arena con Kevin Durant presente. En la pista, Serge Ibaka, uno de sus ex-compañeros, que volvía a jugar después de tres partidos de suspensión tras su lamentable pelea a puñetazos con Marquese Chriss.

Y el partido también fue de taquicardia. De palpitaciones al final, sólo, es cierto, pero algo por lo que valió la pena quedarse hasta que sonó la bocina tras los 48 minutos. Los Raptors sacaron otra victoria adelante y se acercan a los Bucks, que están perdiendo efectivos y partidos. 

El primer cuarto ya nos demostró que íbamos a ver un duelo por todo lo alto entre, por ejemplo, Jerami Grant y Pascal Siakam, dos de los aleros altos y físicos que mejor trabajan el ir de fuera a dentro en esta competición, o entre Paul George y Kawhi Leonard, dos finalizadores muy diferentes en el estilo a desarrollar pero que aportan la mayoría de puntos en sus equipos.

En el segundo periodo, momento para que los visitantes estirasen la ventaja. Y a partir de ahí fueron muy hacia arriba. Los triples de Danny Green (5) daban paso al control de Gasol desde la parte alta de la bombilla y de VanVleet, que absorbió los minutos del lesionado Kyle Lowry, con el ritmo peleando con Westbrook, que estuvo más fino que otros días. 

La ventaja era muy clara para los de Canadá, pero los Thunder no se rindieron. Llegaron a empatar la contienda a falta de un minuto (110-110). Ahí le faltó gasolina al equipo de Billy Donovan y apareció un Toronto en la reserva para poner el punto final de la mano del impasible Kawhi Leonard (22+10+6).

Con esto los Raptors, que todavía están en desarrollo tras los cambios que hicieron el pasado mes, vuelven a dar razones para pensar que pueden pelear por todos en los playoffs que cada vez están más cerca.