NBA | CELTICS 92 - BLAZERS 97

Boston también pone la alfombra roja a Lillard y los Trail Blazers

Cuarta derrota seguida, la sexta en diez partidos, para los Celtics. Y esta vez fue en casa, se vieron superados por los regulares Trail Blazers.

0
Damian Lillard
David Butler II USA TODAY SPORTS

No corren buenos días para Boston Celtics. Son ya cuatro partidos seguidos perdiendo, seis en los últimos diez encuentros, y ante rivales de todo credo aunque los dos últimos hayan sido de aúpa (Raptors y Blazers) y eso es con lo que se suele quedar la gente. El equipo verde está mandando señales de alerta desde que empezó la temporada y nadie consigue acertar con la tecla... y cada vez está más cerca el final de la fase regular... y ya no pueden permitirse fallar.

Portland salió con las cosas muy claras al parqué del TD Garden, tomando como referencia a sus dos ídems: Lillard y McCollum anotaron 18 puntos en los primeros minutos cuando el resto de sus compañeros llevaban sólo 7 en conjunto. Y de ahí, de empezar a construir por donde saben, pasaron a dominar también con terrenos por explorar: por ejemplo, con las continuaciones de Nurkic, que suele jugar mejor de espaldas, o de Kanter, que acaba de llegar al equipo. Los Blazers mandaban.

Sí que había dos hechos fundamentales en los Celtics: que la defensa era blandita una vez más y que el ataque se basaba en individualismos. Kyrie Irving (31 puntos) tiraba del carro pero los demás no le seguían, y así fue durante todo el partido.

Harkless y Aminu se colaban por la zona y Boston se distraía con ellos, Lillard encontraba pasillos y además estaba acertado, muy poco trabajo combinativo en ataque de los locales y nula esperanza en ver un final de partido a la altura (que sí lo hubo en cierta manera tras un fallo intencionado de Smart en el tiro libre y un triple de, cómo no, Irving que ponía a tres a los Celtics).

Al equipo que dirige Brad Stevens, como dejaba entrever el base del equipo al final del encuentro, se le está haciendo larga la temporada regular, pero coger una posición de privilegio en la Conferencia Este parece más importante que nunca y los Celtics están echándola por tierra.