SACRAMENTO KINGS

Cousins no espera que le traspasen... pero sí más técnicas

El pívot se siente señalado por los árbitros: "Es lo que hay. Hablaré con la Liga, veremos qué pasa. Pero puedo asegurar esto: no será la última".

DeMarcus Cousins, durante el último partido ante los Lakers.
EZRA SHAW AFP

En su séptimo año en la NBA, DeMarcus Cousins está completando otra gran temporada: 28,3 puntos (mejor marca personal), 10,9 rebotes, 3,6 asistencias, 1,5 tapones y 1,3 robos. Pero el problema sigue siendo el mismo: los Kings continúan sin forjar un proyecto que les permita pasar a formar parte de la élite. Hasta el momento ocupan la novena posición del Oeste, a dos partidos de los Jazz, octavos. Y es que ese parece el tope para los de Sacramento en este curso 2016-17: luchar por entrar en los Playoffs. El escaso atractivo deportivo que la franquicia ofrece y los no pocos numerosos problemas entre ambas partes han convertido a Cousins en carne de traspaso (al menos en lo que a rumores se refiere).

"¿Lo esperas?", le preguntó Marc Stein (ESPN) en Dallas la pasada semana. "No, a no ser que tú sepas algo que yo desconozca", le contestó 'Boogie'. Por el momento zanja así las especulaciones, pero a buen seguro que su nombre volverá a salir a la palestra según se vaya acercando el 23 de febrero de 2017 (fecha en la que se cerrará el mercado —trade deadline— hasta el próximo verano). Cousins tiene contrato en vigor con los Kings hasta junio de 2018. Luego podrá decidir libremente su futuro. Lo lógico sería que firmara por otro equipo con más aspiraciones. Así que si Sacramento quiere conseguir algo a cambio, debería traspasarle antes de finales de febrero de 2018. Continuará...

Lo que sí es seguro que continuarán son las técnicas que le señalan en contra. En la victoria ante los Lakers, el pívot vio la novena en lo que llevamos de temporada mientras intercambiaba palabras con Brian Shaw, técnico ayudante de los angelinos. "Es lo que hay. Hablaré con la Liga, veremos qué pasa. Pero puedo asegurar esto: no será la última", lamentó el pívot, quien se siente señalado por los colegiados.