POLÍTICA

Andrea Levy anuncia que padece fibromialgia tras las críticas por sus lapsus en un discurso

La concejala del Ayuntamiento de Madrid fue blanco de las críticas y algunas burlas después de cometer varios errores en una intervención de 44 segundos.

Andrea Levy, concejala de Cultura, Deportes y Turismo del Ayuntamiento de Madrid y portavoz del Gobierno municipal, ha confesado que padece fibromialgia después de las críticas que ha recibido durante los meses por sus lapsus y errores, agravadas en las redes sociales durante las últimas horas tras una intervención en la que se trabó en repetidas ocasiones en apenas unos segundos. Las imágenes se hicieron virales y algunos usuarios de las redes sociales llegaron a acusarla de acudir borracha al acto y otros sentenciaron que no sabe leer.

Ante el revuelo, la edil ha decidido hacer pública su enfermedad rompiendo su silencio en directo en el programa 'Todo es mentira', de Cuatro. En su testimonio Levy ha asegurado que le diagnosticaron la fibromialgia el pasado mes de julio y que hasta ahora tan solo un puñado de personas conocían la noticia: su familia, su equipo de trabajo y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida.

Esta enfermedad se caracteriza por provocar un dolor musculoesquelético generalizado, sensación dolorosa a la presión en determinados puntos, fatiga, migrañas, trastornos del sueño e incluso problemas en la memoria o la concentración. Según la Fundación Española de Reumatología, entre un 2 y un 6% de la población padece fibromialgia, la mayor parte mujeres, es una afección crónica y no tiene una cura definitiva, por lo que el único tratamiento está dirigido a paliar el dolor y los síntomas que provoca para así mejorar la calidad de vida de los pacientes. No obstante, y a pesar de que no es mortal, puede llegar a ser limitante para aquel que la sufre.

"Sufro unos dolores muy fuertes que a veces llegan a ser incluso paralizantes. Esto me obliga a tomar una medicación por la noche para poder dormir bien y relajar los músculos, y por la mañana otra para reactivarme", ha explicado Levy para ABC, destacando además la necesidad de beber agua en sus comparecencias por la sequedad de boca que le provoca la enfermedad y cuyos inconvenientes se pudieron ver el pasado miércoles. Hasta siete pastillas ha reconocido que tiene que ingerir.

"El dolor no me va a paralizar. Yo trabajo como cualquier otra persona y es muy duro tener que sobrevivir cada día como para que encima se estén burlando o haciendo acusaciones infundadas", continuó, insistiendo en que no quería hacer pública su enfermedad. "Lo hago por mí y por muchas mujeres que, como yo, no saben hacerse comprender con esta enfermedad que a veces te paraliza y es de por sí ya un estigma social".