REDES SOCIALES

Aurah Ruiz muestra la gran cicatriz que le ha dejado su último retoque estético

La canaria decidió pasar por quirófano para someterse a una liposucción a pesar de las advertencias del médico por su poca grasa corporal.

Aurah Ruiz muestra la gran cicatriz que le ha dejado su último retoque estético

Aurah Ruiz ha vuelto a hablar con total sinceridad en su canal de Mtmad y en esta ocasión lo ha hecho sobre la cirugía estética, especialmente sobre la que ella ha llevado a cabo en su cuerpo. La canaria no aguanta que "toda la vida me han acusado de polioperada", por eso ya había desvelado anteriormente todos los retoques a los que se había sometido: una operación de pecho, ácido en los labios y un pequeño retoque para corregir una bolsa más acentuada en uno de sus ojos.

En 2019 decidió pasar de nuevo por quirófano para sanar y cambiar las prótesis dañadas de sus pechos, y además, se puso en manos de los especialistas para otro retoque cuyo resultado no ha sido todo lo bueno lo que esperaba. "Tenía mucho complejo con las chichas que me salían en la zona lateral y le pedí al cirujano que me las quitase", confesó. Sin embargo, en su cuerpo no existía la suficiente grasa corporal para llevar a cabo una liposucción de este tipo y el médico se lo avisó, pero ella decidió continuar de todas maneras y ahora ha mostrado las secuelas físicas que le dejó.

Ver esta publicación en Instagram

“fruits frais” 🤤😍💄 #aurahruiz #besoschao #undiamasundiamenos

Una publicación compartida de AURA RUIZ (@aurah.ruiz) el

"Lo pasé fatal, esa operación es muy dolorosa. Es como si se hubiera derretido la piel. Me ha quedado una cicatriz enorme que no me voy a poder quitar jamás. Me parece feísima, no sé si me valió la pena...", ha explicado. Eso sí, la canaria está muy contenta con su cuerpo y ha mandado un mensaje a sus críticos: "Tengo un cuerpazo y me veo guapísima. El culo es mío, gracias a mi madre tengo un culazo", zanjó.

La joven se encuentra en un gran momento y así lo ha mostrado en las redes sociales, paseando por las calles de París y comprando en algunas de las tiendas más exclusivas. Su buena relación con Jesé está en boca de todos, y ella lo ha festejado comprando tres pares de zapatillas a juego de la firma Dior para el futbolista, para ella y para Nyan, el hijo que tienen en común. Además, ha sido cazada disfrutando de románticas cenas junto al jugador en los mejores restaurantes de la capital francesa y ha enseñado a menudo la Torre Eiffel mientras anunciaba que muy pronto daría más detalles de su reconciliación.