CINE

Tom Cruise, en la lista negra de Bugatti

El actor estadounidense no puede adquirir desde 2006 un coche de la marca francesa tras la mala imagen que dio durante el estreno de 'Misión: Imposible III'.

La misión imposible de Tom Cruise: comprarse un Bugatti

Si hiciéramos una lista con los diez actores mejor renumerados de Hollywood, el nombre de Tom Cruise figuraría dentro de este catálogo gracias a sus arriesgadas intervenciones en la saga "Mission: Impossible", cuya séptima y octava entrega se han visto obligadas a posponerse su estreno hasta el 19 de noviembre de 2021 y 4 de noviembre de 2022 debido a la crisis mundial del coronavirus.

Precisamente, el título de la película que le ha encumbrado al éxito en la gran pantalla podría usarse para explicar la férrea oposición que tiene Cruise si desea comprarse un Bugatti. Porque desde hace 14 años, el intérprete de Nueva York figura en la lista negra de clientes que posee el fabricante de automóviles francés de gran lujo.

¿El motivo? La mala publicidad que Tom Cruise dio en 2006 con motivo de la inaguración del tercer capítulo de "Mission: Impossible" dirigida por JJ Abrams, ya que la marca con sede en Molsheim interpretó que los problemas que tuvo Tom a la hora de abrir la puerta del copiloto, acción que se alargó varios segundos hasta que Katie Holmes pudo abandonar el habitáculo, habían hecho ver al mundo que el Veyron, valorado en más de un millón de euros, era un coche mal diseñado.