CRISIS DEL CORONAVIRUS

Joaquin Phoenix pide liberar a los presos más vulnerables de las cárceles de Nueva York

El actor, conocido por sus fuertes compromisos políticos, protagoniza un vídeo en el que solicita clemencia para los prisioneros de riesgo por el Covid-19.

Joaquin Phoenix pide liberar a los presos más vulnerables de las cárceles de Nueva York

Joaquin Phoenix siempre ha sido una estrella de Hollywood alejada de la imagen más canónica que se pueda tener de los intérpretes más exitosos del cine norteamericano. Su personalidad introvertida y bohemia, y sobre todo, su férreo activismo por causas como el medio ambiente, han hecho de él una personalidad que trasciende el ámbito actoral.

Y ahora, el actor del 'Joker' está cosechando mucha atención mediática por su controvertida solicitud pública al Gobernador de Nueva York, el demócrata Andrew Cuomo. Phoenix ha pedido, a través de un vídeo que se ha difundido rápidamente por las redes sociales, que se libere a los presos más vulnerables de las cárceles de la región dada la especial amenaza de contagio de la enfermedad que concentran los centros penitenciarios.

"Pido a @NYGovCuomo que tome medidas en Nueva York otorgando clemencia a los neoyorquinos en prisión. La vida de tantas personas depende de su acción. Nadie merece morir en prisión por COVID-19", dice el oscarizado intérprete en el vídeo, que parece haber grabado en el salón de su casa, y que está enmarcado en la campaña Release Aging People in Prison, un grupo activista que lucha porque los reos más ancianos puedan aspirar a la condicional para no fallecer en prisión. Con la crisis sanitaria, sus reclamos se han extendido también a personas con patologías previas.

"La propagación del coronavirus en las cárceles amenaza la salud y la seguridad de todos nosotros", continúa diciendo Phoenix en el vídeo, "cuando estás encarcelado, no existe el distanciamiento social y no es posible garantizar una buena higiene. Los líderes deben hacer todo lo posible para evitar que las personas encarceladas y quienes trabajan en las cárceles se enfermen y propaguen el virus".

Hay que recordar que la crisis de la pandemia del coronavirus está teniendo un impacto especialmente grave en el estado de Nueva York, convertido en el epicentro de la extensión de la enfermedad en los Estados Unidos y con una contabilidad de infectados que ya supera las 202.000 personas. El número de víctimas mortales que ha dejado el virus también es escalofriante: 11.586.