MÚSICA

Tote King: "Este año estoy loco con Dallas y Doncic"

El rapero sevillano repasa su carrera desde la veteranía. También su música, la unión con su hermano Shotta, el porqué de Lebron o su desinterés en el fútbol.

Tote King: "Este año estoy loco con Dallas y Doncic"
The Music Republic

Tote King salta al escenario con el poso del veterano. Lo ha hecho mil veces, ya no son las mismas sensaciones, ni los mismos temas, ni los mismos compañeros. Apura con su hermano Shotta los últimos minutos en el backstage y para delante. Dj Nexxa calienta y pone la primera base. Es la señal. El talco de LeBron al aire. Sigue la gira, empieza el show.

A sus 40 años ha conocido el éxito pronto, ha cometido errores, ha recibido críticas y ha alcanzado la madurez en lo suyo. Una trayectoria con similitudes suficientes para que Lebron sea el nombre de su último disco. Ahora, hay otros que parecen marcar la pauta, hacen cosas nuevas pero ellos siempre están ahí. Compitiendo. Trabajando.

Respetando y admirando el talento joven que despunta y compartiendo lo más importante con los suyos, Tote King, a sus 40, entrena como el primer día. El que fuera un heavy que un día se enamoró del rap sigue en plena forma.

- La primera es obligada, ¿por qué llamaste LeBron al último disco?

- Al disco le pusimos LeBron porque refleja bien el momento en el que yo me encuentro. Soy un tipo ya veterano pero siento esa fuerza. LeBron no para de entrenar. Aparte de lo bueno que es, no para. Puedes ver vídeos suyos en Youtube y le ves una hora entrenando como un animal. Me da esa sensación. Soy un tío con 40 años pero que tanto físicamente como en el estudio no paro de trabajar. No me rindo, soy un trabajador y hay muchísima competencia hoy en día con chavales buenísimos y que están en su momento. Pero yo me siento como él, alguien que no va a parar de entrenar ni de trabajar.

- Ética de trabajo y un atleta que intenta transmitir un mensaje…

- Claro, es que además tiene eso.

- Como él, sigues arriba 20 años después. Pero ¿qué ha cambiado?, ¿te acostumbras a esto?

- Es como cualquier trabajo y el que diga que no, miente. Somos animales con rutinas y rituales. Hay que tratar de reinventarse. Sigo ajustando cosas para seguir disfrutando de esto. Instrumentales, colaboraciones con Orozco, con Rozalén, con el Canijo. Te airean y sales de tu zona de confort. Además para salir al escenario y divertirte es importantísimo ir con gente con la que te diviertes.

- Lo cuentas en tus temas nuevos, ¿qué haces cuando te cansas de una canción en concreto que fue un éxito?

- Forma parte de mi trabajo. Hay gente que se ha hecho famosa con pocos temas y con pocos discos. Ellos lo tienen más fácil. Yo tengo tantos discos que es imposible que un concierto de una hora o hora y media meta todos los temas. Hay veces que entra el 1 contra 20, el Ni de ellos ni de ellas lo suelo mantener. Al final, dejas uno descansar, recuperas otros...

- En Lebron sorprende tu autocrítica por El Lado Oscuro de Gandhi, ¿es el borrón del que se aprende?

- Me parecía original en la autocrítica en una música que se caracteriza por ser egocéntrica. Que luego yo soy el primero que se suma al vacile. Me parece una cosa deportiva. Es lo que más me gusta porque tiene cierta relación con el deporte.

- Ese ego necesario para competir, para que no te coma el de enfrente...

- Exacto. Ese espíritu de la competición, que es un poco absurdo pero que tiene sentido. Como cuando alguien mete un triplazo, hace algo fantástico o cuando ves un KO. Lo piensas fríamente y dices “eso es una putada” (sic), que es un tío dejando KO a otro. Pero ves que tiene una técnica y hasta cierta belleza. El rap tiene eso. Tiene ese pique.

- En ese disco en el que sacaste un tema dedicado a esa NBA con la que creciste. El baloncesto al final juega un papel crucial en tu vida y en tu música...

- En la música sobre todo. En las rimas hay muchas referencias a jugadores de la NBA, a luchadores de la UFC o boxeadores. Te da ideas y para juegos de la palabras. Hay rimas que nunca hubiera hecho sin conocer esos deportes. Hay cosas que meto de esos deportes que solo pilla gente que lo conozca y eso está guay.

"En Nueva York pude hablar con Willy y nos invitó al Madison. Nos conocía y le gustaba nuestra música"

Tote King

- De hecho, tu hermano Shotta y tu hacéis un tema para la selección campeona del 2006. ¿Cómo surgió todo eso?

- Ni me acuerdo (risas). Nos llamaron y lo hicimos. Sabían que nos gustaba el basket y aceptamos. Fue una experiencia guapísima: poder tocar en el pabellón y ver a la selección a pie de pista. Estuvo guapísimo.

- ¿Recibisteis algún feedback desde el vestuario por esta canción?

- De ese vestuario he tenido algún comentario pero no por ese tema en concreto. Fue más tarde. En Nueva York pude hablar con Willy (Hernangómez) y nos invitó al Madison. Nos conocía y le gustaba nuestra música y más gente cercana a ellos nos comentó que si que le gustaban nuestros temas y en general, el rap.

- Hablando de tu hermano Shotta. Podríais haber funcionado como dúo pero siempre habéis hecho vuestras cosas y luego, en conjunto.

- Mi hermano y yo empezamos juntos con Tu Madre es una Foca. Luego cada uno buscó sus propias inquietudes y su manera de hacer las cosas. Desde que hicimos Héroe hablamos otra vez de hacer directos juntos. Lo últimos años ha salido bastante natural, cuadrábamos fechas para ir juntos. Ahora ni se lo pregunto. Él forma parte de mi equipo y a estas alturas se hace raro cambiar de equipo. Lo que queda de carrera lo pensamos hacer juntos.

- En el rap siempre entra savia nueva con otros ritmos como Recycled J y también los hay que siguen un patrón más clásico como Ayax y Prok. ¿Qué te parece esa entrada de estilos nuevos?

- Me parece genial. De hecho, nombras a Recycled J que me mola bastante. El chaval lo canta muy bonito. Le he visto en directo en Sevilla y se lo monta que te cagas (sic). Hace un show que está muy guay. Me mola mucho toda la música. De hecho, me acuerdo cuando en 2008 en un programa de la tele ridiculizaron a dos artistas latinos por cantar reggaeton. Ellos sólo enseñaron su música. Me pareció escandaloso y yo, sin ser un gran amante del reggaeton, he defendido que lo hagan. No tengo problema con ninguna tendencia. Ponerte en contra de cualquier tendencia es una cosa muy fea y más con una edad. Cuando veo a gente de mi edad que se queja por estas cosas, al final, delata lo tristes que están. Cuando yo era más joven había otros y llegué yo y ahora, vendrán nuevos y la música cambiará. Eso si, dentro de lo que hay, siempre escojo lo que me gusta por mi estilo pero vamos, que oigo de todo.

- Hablando de reggaeton, que ahora pega muy fuerte, hay artistas dentro del género que intentan darle una vuelta: J-Balvin o Bad Bunny…

- Por ejemplo, a mi me gusta Residente, que tiene letras que dicen algo. Hay otra línea muy guapa de gente de música urbana que intenta hacer algo más. Tampoco te pido una letra inteligente para ese género, porque es un género para bailar no para pensar. Pero hay gente que está combinando las dos cosas, que están haciendo canciones para bailar, divertidas, que tienen sentido del humor, que tienen lírica. El tema de Residente con Bad Bunny la tiene. Dice cosas con gracia. Me doy cuenta que está cambiando y, sinceramente, le hacía falta.

- En Bartebly & Co recuerdas el famoso cuento del oficinista y la dureza del trabajo creativo. ¿Qué es lo que más cuesta a la hora de escribir?

- Hay días que es casi físico. De sensaciones. Tienes una idea y te encierras en el estudio. Antes, de cada diez veces, en nueve salía algo chulo. Ahora, de cada diez, salen tres. Con tantos discos piensas que no te tienes que repetir. Es lo difícil. Crear no es tan rápido como antes. Ya no tengo 20 tengo otra forma de pensar y cuesta más. Ya no dices las mismas barbaridades que antes.

- Hablando del proceso de creación y de las letras, ¿siempre hay que tener mensaje en el rap?

- A mi lo que más me gusta es los artistas que hacen un LP, como Kendrick Lamar por ejemplo, para eso. Para meter en 13 temas uno de mensaje, uno de bailar, uno de vacilar... Pero no creo que el rap necesite un mensaje por defecto. Lo que más me gusta es la originalidad a la hora de escribir. Como Lil Wayne. El tío es un poeta. Es muy original y mucha gente me dice “tío, que horterada pero si solo habla de pasta”. Ya, pero hay una manera de decir tengo billetes y la manera de Lil Wayne tiene una originalidad inmensa. Yo no necesito un tema que hable de lo que pasa en la sociedad en todo momento. Si es bonito me da igual de que critique a un político a que me hable de su coche. Eso si, si hablas del coche hazlo bonito.

- Volviendo al deporte, ¿con qué disfrutas más de la NBA? ¿Quién te hace que te levantes a ver un partido?

- Me gustaron mucho la finales de Conferencia de Wizards contra Boston cuando estaban Thomas, Horford… Antes de que se reventara John Wall. Ese equipo de Wizards me encantó. El equipo se rompió y ahora Beal lleva el mando. Me quedé con ese equipo y tengo muchas ganas de ver que pasa cuando Wall se recupere. Me encanta Portland con Lillard, con Zach Collins, con McCollum...Aunque este año, estoy loco con Dallas.

- Hablando de Dallas recuerdo el tema que le escribe a su padre en el que cuenta que él le recomendó seguir a Doncic. ¿Qué le parece su juego?

- Mi padre jugó al basket y fue entrenador. Según le vio jugando en Europa me dijo “este tío es increíble”. Él me decía que iba a estar en la NBA pero no por estar, que iba a romperla. En general, Dallas me parece una pasada.

- Vive en Sevilla y esta semana hay derbi pero ya dejó claro desde hace años que le da igual. ¿Qué pasa con el fútbol?

- No me gusta porque está asociado con ciertas cosas que no me gustan. No puedo empatizar con un deporte donde parte de la afición queda para pegarse. No puedo empatizar con un deporte con nazis en la grada. Como con Balotelli, que el otro día que se va del partido porque le están haciendo el mono desde la grada. Me dirán que no tiene nada que ver con el deporte pero eso no pasa cuando veo a Nadal jugar al tenis o a Marc Gasol al basket o a Carolina Marín. Paso del fútbol, no quiero saber nada, me parece de horteras y animales.

- La frase de “sigo en Sevilla sin equipo para el derbi” sigue más que vigente

Por supuesto.

Lebron sigue de gira

Apurando el final de su 'regular season', Tote King sigue de gira. En noviembre pasará por Murcia, Málaga, Barcelona y Valencia. Cerrará el año en Bilbao y Santiago de Compostela para poner el broche final en La Riviera (Madrid) el próximo 25 de enero.