Nuevos datos

Los secretos que la publicista de Michael Jackson ha guardado diez años

Raymone Bain ha decidido hablar de algunos detalles del cantante en medio de la oleada de documentales y acusaciones contra el artista.

Los secretos que la publicista de Michael Jackson ha guardado diez años
JIM BOURG REUTERS

El pasado mes de junio se cumplieron diez años desde la muerte de Michael Jackson, una figura con tanto éxito en la música como polémica en el ámbito personal. Los misterios que se esconden detrás del cantante y de su rancho Neverland han provocado que se hayan desarrollado varios documentales que intentan arrojar un poco de luz en esta historia basándose en testimonios de personas que mantuvieron cierta amistad con el denominado Rey del Pop.

A la producción emitida en HBO bajo el título 'Leaving Neverland' y que tanto revuelo causó por ahondar en los supuestos abusos a menores por parte del artista se ha sumado hace unos días 'Killing Michael Jackson', otra cinta que revela sorprendentes detalles sobre su autopsia. Entre otros datos, el detective que llevó a cabo la investigación aseguró que Michael era calvo mucho antes de su muerte, que tenía un tatuaje en la base del cráneo para que esto no se apreciara y que tenía el cuerpo lleno de cicatrices de las muchas operaciones de cirugía estética a las que se había sometido.

Raymone Bain, durante su conferencia en Washington.

Las declaraciones se han ido sucediendo a lo largo del año, pero una de las últimas voces que se han alzado en favor del artista ha sido la de Raymone Bain, la que fue su portavoz y publicista durante los 8 años anteriores a su muerte. Esta ha rechazado la idea de que Jackson abusara de niños y ha desvelado que existiría un supuesto nuevo testamento con unos deseos del cantante para su dinero que no se han visto cumplidos.

Con el objetivo de hablar de ello realizó una conferencia de prensa en Washington, tal y como apunta The Mirror: "Quiero darle las gracias a Dios por la gracia y misericordia de Michael Jackson. Estos 10 años han sido muy distintos, una larga y dura carrera para muchos de nosotros, incluyendo a la familia a y a la madre de Michael, Katherine", comenzó expresando.

A continuación, le envió un mensaje a Paris, la hija del cantante: "Al igual que tu padre, has sabido mostrar una inmensa elegancia estando bajo presión. Eres generosa y eras la niña de los ojos de tu padre. Él me hablaba sobre ti durante horas al teléfono y acerca de la visión que tenía de ti, y sobre cómo quería que llegaras a lo más alto y gestionaras su obra filantrópica. Quería que fueras igual que su mejor amiga, la princesa Diana".

Raymone Bain se encuentra totalmente perpleja por las mentiras que, según ella, se están diciendo sobre el artista. "¿Qué tipo de tono estamos estableciendo, en vez de potenciar lo que construyó? Sacrificó su vida por publicar (canciones). Fue la piedra de su legado. Era metódico, preciso", continuó, antes de hablar del supuesto testamento que Jackson redactó en 2006, tres años antes de su muerte.

"He esperado y rezado para que el testamento de 2006 de Michael se encontrara, porque en él se especificaba cómo quería preservar su legado. Yo no lo tengo, no sé dónde está y por tanto tenemos que lidiar con la mano que se nos ha repartido. Pero tuve el honor de sentarme con él y el notario. En los 10 años que han pasado desde su muerte, no he visto ninguna beca a ningún universitario con su nombre, ningún estudio de música, universidad u hospital", asegura, revelando que estos eran supuestamente los últimos deseos del cantante.

Rechaza la idea de los supuestos abusos a menores

"Sería incapaz de hacer daño a un niño. El abuso de menores es algo serio e inaceptable. Es un comportamiento enfermo, psicótico. Quiero que conste que ni yo ni nadie de mi equipo cerraría los ojos ni trabajaría con nadie que hiciera daño a niños", comentó. "¿Así es como funciona hoy en día? ¿Hay que esperar a que alguien muera para destrozar su nombre y que no pueda defenderse?", cuestiona. "Michael Jackson ha sido una víctima desde que murió, una y otra vez, y ya es hora de pararlo. Es moral, ética y legalmente incorrecto. Nadie es culpable hasta que se demuestra su culpa".