FRENTE JUDICIAL

La exmanager de Alejandro Sanz le lleva a juicio y le reclama 9 millones de euros

La que fuera manager del artista durante 25 años, le ha sentado en el banquillo acusándole de haber roto unilateralmente su contrato.

Alejandro Sanz con rostro serio y cabizbajo. Foto Instagram @alejandrosanz
Foto Instagram @alejandrosanz

Han pasado tres años desde que Alejandro Sanz (50) decidió dar un giro a su carrera profesional rompiendo con la empresa que llevaba 25 años ejerciendo su representación artística, la sociedad RLM S.A., y aunque esta decisión no parece haber afectado a su trayectoria, le acaba de llevar a los tribunales en un juicio en el que le reclaman 9 millones de euros.

Según informó 'El Independiente' el miércoles de la pasada, detrás de la demanda está Rosa Lagarrigue, la que fuera su mánager durante estas dos décadas y media y la fundadora y propietaria de RLM S.A., empresa que goza de con un gran reconocimiento en el mundo artístico por haber llevado las carreras de otros artistas muy conocidos como Raphael, Miguel Bosé, Mecano o Malú.

"RLM interpuso una demanda civil contra Sanz por romper en 2016 de forma unilateral el contrato de 'managament' que les unía", indicó el citado medio explicando que dicho contrato fue renovado en septiembre de 2014 y unía a ambas partes hasta mediados del 2019.

Siguiendo la información de 'El Independiente', RLM sostiene que Alejandro Sanz lo rompió a través de su empresa Gazul Producciones y en su demanda le han reclamado hasta 9 millones de euros por daños causados. Por su parte, la defensa del artista, a cargo del prestigioso bufete de abogados Pérez Lorca, defiende "la total licitud de la rescisión contractual y rechaza tener que abonar indemnización alguna a la compañía".

'El Independiente' también señalaba que la vista por esta demanda se iba a celebrar el mismo día que publicó esta noticia, el pasado día 24 de julio, en el Juzgado de Primera Instancia número 74 de Madrid y este miércoles la revista 'Diez Minutos' ha ampliado su información.

Según explica esta publicación, los abogados de Alejandro Sanz habrían intentado llegar a un acuerdo por cuatro millones de euros, pero Lagarrigue habría rechazado esta cantidad. Además, afirma que el cantante salió del juzgado "con cara de pocos amigos" y que las cosas no parecen pintar muy bien para él, "que según testigos presenciales fue reprendido por el juez durante la vista, sólo repitió 'no lo sé', 'lo ignoro' o 'yo sólo soy el artista' ante las preguntas de los abogados de la parte contraria", escribe la publicación.

Respecto a Lagarrigue, cabe recordar que a finales del 2017 concedió una entrevista a 'El País Semanal' en la que habló de esta disputa legal que está manteniendo con Sanz y aseguró que denunciarle "ha sido lo más triste de mi vida profesional".

Acaba de dejar entrever su separación con Raquel Perera

A la espera de la resolución del caso, lo que parece seguro es que no ha podido llegar en un peor momento para Alejandro Sanz. Inmerso en su gira musical, el cantante parece que se va a tener que enfrentar también a su divorcio con Raquel Perera tal y como dejaron entrever ellos mismos hace un par de semanas a través de sus cuentas de Instagram.

Después de siete años de matrimonio y dos hijos en común, Dylan y Alma, la pareja habría tomado la decisión de forma amistosa y de mutuo acuerdo. Sin embargo, según añade 'Diez Minutos' no parece fácil que repartan el conglomerado empresarial que comparten teniendo en cuenta lo siguiente:

"Dos de las tres empresas de Alejandro, incluida la que factura su música, que es la más importante ya que tiene un activo de 28 millones de euros, están a nombre de Raquel Perera y, las puso precisamente en 2017, tras romper con Lagarrigue. El artista sólo tiene a su nombre una pequeña empresa de lavado de automóviles con un capital social de 4.000 euros", asegura la revista agregando que no sucede lo mismo con el patrimonio inmobiliario del artista ya que "tanto la finca que tiene en Extremadura, como la mansión de Miami, como un piso con terraza en Madrid son bienes privativos del cantante y, por ley, no tendrá que repartir con su exmujer".