Solo habrá una unidad

Cristiano podría ser el dueño del nuevo y único Bugatti, valorado en 11 millones

Cristiano podría ser el dueño del nuevo y único Bugatti, valorado en 11 millones

Reuters/Bugatti

La exclusiva marca ha presentado 'La Voiture Noire', un nuevo modelo del que solo fabricarán una única unidad y que ya tiene comprador.

Cristiano Ronaldo (34) podría ser el dueño del Bugatti 'La Voiture Noire', el nuevo modelo de la prestigiosa y exclusiva marca francesa que fue presentado el pasado mes de marzo en el Salón del Automóvil de Ginebra para conmemorar su 110 aniversario. Inspirado en el SC 45 Atlantic Aéro Coupé, es una pieza de coleccionista que traspasa fronteras en el mercado automovilístico y que podría ocupar el lugar más selecto en el concurrido garaje del futbolista portugués, un auténtico amante de los deportivos.

La lujosa máquina está valorada en 11 millones de euros y únicamente se fabricará una unidad, dándole aún más prestigio y reconocimiento al afortunado propietario. "Nuestra historia no es solo un privilegio, sino también una gran responsabilidad. Estamos proyectando velocidad, tecnología, estética y lujo hacia nueva era", expresó el presidente de Bugatti, Stephan Winkelmann, mientras mostraba al mundo una pieza para el recuerdo. Esa alusión al pasado, que se complementa con el nombre elegido para el coche, se realiza pensando en el modelo homónimo original que se perdió en 1938 y que hoy podría superar los 100 millones de valor, según apunta 'Expansión'.

Bugatti 'La Voiture Noire'.

Este deportivo cuenta con dos plazas y un extraordinario motor capaz de hacerle alcanzar los 420 kilómetros por hora, una cifra que han limitado para que la aerodinámica del vehículo proporcione la suficiente seguridad para mantenerlo pegado al suelo. El lujo se puede palpar en cada una de las zonas del coche, incluida la carrocería, fabricada con fibra de carbono y que responde a la máxima que tuvo siempre el fundador de la marca, Ettore Bugatti: "Nada es demasiado bello, nada es demasiado caro".

Así lo constatan además los seis escapes perfectamente alineados que ocupan la parte trasera, por debajo del logotipo y de la matrícula, donde se puede leer nuevamente 'La Voiture Noire'. Tan exclusivo automóvil cuenta además con 1.500 caballos de potencia, complementando así un coche único: "No hay ningún coche en el mundo con un motor así, es el corazón del vehículo y una obra maestra de la técnica y la artesanía mecánicas", destacó Winkelmann.

La parte negativa para Cristiano Ronaldo, en el caso de hacerse público que ha conseguido hacerse con 'La Voiture Noire', es que no podrá tenerlo hasta dentro de dos años, a pesar de que ya ha sido presentado. Las labores de ajuste y el empeño en depurar todos los detalles para conseguir la perfección hacen que todavía tenga dos años de reclusión y en la fábrica de Molsheim.

Los rumores apuntan a otro comprador

Bugatti no ha querido hacer público el nombre del dueño de tan prestigiosa y única máquina, pero sí dejaron caer una pista: el propietario es un fan de la marca con algunos modelos en su garaje. El medio Bloomberg apuntó entonces a Ferdinand Piëch, expresidente del Grupo Volkswagen (al que pertenece también Bugatti) y uno de los más afamados coleccionistas de coches que hay en el mundo.

La inspiración en una leyenda de la automoción

Del Bugatti 'Type 45 SC Atlantic' se fabricaron únicamente cuatro unidades y fueron vendidas por ingentes sumas de dinero, una de ellas al diseñador Ralph Lauren por 40 millones de euros. Sin embargo, la segunda de ellas y que fue apodada 'La Voiture Noire' se la quedó para su uso privado Jean Bugatti, aunque poco después desaparecía y nunca más se sabría del coche, convirtiéndose en una auténtica leyenda de la automoción.

Ocurrió en 1938, a las puertas de que comenzara la II Guerra Mundial. Jean intentó entonces moverlo a una zona más segura de Francia, pero desapareció durante el traslado. Algunos rumores apuntan a que se lo apropió el ejército invasor, y otros aseguran que el vehículo fue vendido a un piloto para ponerlo a buen recaudo durante el tiempo que durara la guerra.