Copa del Rey

Tamara Gorro, eufórica pero muy crítica con la tángana final

Tamara Gorro, eufórica pero muy crítica con la tángana final

La influencer mostró en su perfil de Instagram cómo celebró el pase a semifinales del conjunto en el que juega su marido, Ezequiel Garay.

El partido de vuelta de cuartos de final de la Copa del Rey entre el Valencia y el Getafe tuvo absolutamente de todo: goles, tarjetas, polémica, emoción... La moneda cayó de cara para el conjunto dirigido por Marcelino García Toral, que logró remontar el tanto inicial de Jorge Molina y la eliminatoria gracias a tres tantos de Rodrigo Moreno (27).

Mestalla se convirtió en una caldera y más de 34.000 gargantas corearon los tantos que condujeron a su equipo a las semifinales del torneo del KO, entre ellas la de Tamara Gorro (32). La influencer acudió para apoyar a su marido, el central argentino Ezequiel Garay (32), y mostró en Instagram la felicidad que invadió su cuerpo con el tercer tanto del delantero español que supuso su clasificación ante un Getafe combativo que vendió muy caro el pase.

Con varias historias desde su perfil y un sinfín de gritos que dejaban patente el éxtasis vivido por la afición valencianista en el descuento del partido, Tamara celebró la victoria enfocando a su amado y dejando una reflexión por los desagradables sucesos que se produjeron tras el pitido final. Y es que una vez que Estrada Fernández decretó el final del encuentro, se formó una trifulca en el césped y en la zona de los banquillos que requirió la presencia de los miembros de seguridad para llevarse a algunos de los futbolistas.

"Es una pena que un partido tan bonito que es un juego acabe en una pelea, porque es un juego, es un deporte, hay que saberlo vivir, disfrutarlo y nunca llegar a la violencia", comenzaba diciendo. "Aún así he de decir que felicidades Valencia, amunt Valencia, felicidades afición, felicidades equipo y por supuesto también felicidades Marcelino. Estoy súper feliz", continuaba todavía desde uno de los palcos.

Posteriormente, Tamara Gorro mostraba la salida de los aficionados mientras seguía demostrando su euforia por un partido del que sin duda se va a hablar, y mucho, durante los próximos días. Incluso, tuvo que saltar ante la petición de decenas de valencianistas que se congregaban en la calle.