ADMINISTRACIONES

Doña Manolita y La Bruja de Oro dan el Gordo, el segundo y cuatro quintos premios

El Clásico de la Lotería: Doña Manolita vs La Bruja de Oro

Las dos administraciones más famosas de España, Doña Manolita y La Bruja de Oro, llevan a sus espaldas grandes premios.
Roma en los Oscar 2019: horario y TV, cómo y dónde ver online

Mientras muchos ven el día 22 de diciembre como el final de sus problemas esperando que les toque el Gordo, para las dos administraciones de Lotería más famosas de España supone el principio del próximo año.

Tanto la administración de Doña Manolita como la de La Bruja de Oro pasan por ser las más conocidas de España. Y esa fama ha permitido al mismo tiempo que se conviertan en las dos que más números de Lotería venden.

Como era de esperar, las dos administraciones más famosas del Gordo de Navidad han repartido la suerte: el Gordo de Navidad, el segundo y hasta cuatro quintos premios de la Lotería de Navidad han recaído en dichas administraciones. El 71198, agraciado con el gran premio, ha caído tanto en la administración madrileña como en la de Sort, al igual que el 51244, número que se ha convertido en el segundo premio. Números como el 58.808 o el 00580 han sido algunos de los que han coincidido en ambas y que han sido agraciados con el quinto premio. Los números 05431 y 03278 -quintos premios - también han caído en Doña Manolita.

Doña Manolita, en pleno centro de Madrid

Para conocer la historia de esta administración hay que remontarse al año 1879, cuando nació Doña Manolita. Esta mujer fue una de las pioneras, y en el año 1904 decidió abrir su primera administración en la calle San Bernardo de Madrid.

Sus primeros clientes fueron los estudiantes, y su fama creció a medida que repartía premios hasta su muerte, en 1951. Sin embargo, su legado perdura la administración que lleva su nombre en la madrileña calle del Carmen 22, y actualmente está a cargo de Concha Corona.

Administración de Doña Manolita en Madrid

Su fama ya no se centra en la figura de Doña Manolita, sino en que "todos los años, literalmente, damos alguno de los premios", como ha declarado Corona. Sin embargo, nunca dan cifras de clientes, ventas ni premios por que consideran que "da mala suerte".

Ventas y premios, interrelacionados

Una de las imágenes navideñas más típicas de Madrid es la de la puerta de Doña Manolita como inicio de una enorme cola de personas que esperan horas para comprar un número de la administración. En ella se encuentra siempre gente de toda España, e incluso extranjeros que saben de su fama y vuelven a sus países con un número en la cartera.

Doña Manolita ha logrado esa fama a base de dar premios, obviamente beneficiada por la gran cantidad de números diferentes que venden, lo que hace mas probable que alguno de ellos sea premiado. En este aspecto tiene una importancia vital los números que venden por Internet, que ya alcanzan un 30% del total de su negocio.

La Bruja de Oro, la suerte de Sort

Afincada en el municipio leridano de Sort, cuya traducción del catalán es "suerte", la administración de La Bruixa d'Or (o la Bruja de Oro) parecía estar llamada a repartir la suerte. Y tiene tantos clientes que lo hace muy a menudo, por lo que su fama es tan grande como la de Doña Manolita.

Administración de La Bruja de Oro, en Sort

Se fundó mucho más tarde, en la década de los 80, y de hecho su fundador Xabier Gabriel sigue estando al frente del negocio. Su principal acierto es que desde un principio supieron ver la importancia de las ventas online, y aprovecharlo hasta el punto de que ahora más del 80% de sus ventas son vía Internet. Lógicamente, comparando con Doña Manolita, la diferencia de este porcentaje también se debe a que está en pleno centro de Madrid, ciudad con un volumen turístico muy superior al que puede tener Sort.

Pese a ello, también tienen su propia "campaña navideña" en la que se forman colas de gente de hasta 3 horas de espera, y en las que sus empleados durante 10 horas sin descanso y haciendo turnos.

El éxito de una imagen de marca

La administración juega en su nombre con su propia imagen de marca, la de una bruja que atrae a la suerte. Su mismo propietario bromea con que es muy eficaz pero a la vez un poco despistada, y que por eso hay premios que se le escapan. El personaje que han creado ha crecido mucho más allá de la Lotería. Hay libros y cuentos de La Bruja de Oro, e incluso tiene su propia fundación con carácter solidario.

Su "antes y después" se produjo en 1994, cuando repartió íntegramente el Gordo de El Niño. Este 2017, sus clientes esperan que vuelva a traer tanta suerte y la misma que ha generado en otras muchísimas ocasiones en la Lotería de Navidad. Y si no, seguro que también confiarán en El Niño.

 58.808