¿OTRO CARANCHOA?

Un 'youtuber' rocía con gas lacrimógeno a un pizzero

En el vídeo del canal Abel García TV, rocía, presuntamente, a un repartidor de pizza con un espray de defensa personal

Actualizado a
Un youtuber rocía con gas lacrimógeno a un pizzero. Imagen: YouTube

Una vez más un youtuber español se ve envuelto en una polémica con un vídeo en el que presuntamente rocía a un repartidor de pizza con un gas lacrimógeno de defensa personal.

Abel García, que así se llama, presenta su canal de YouTube, "Abel García TV"  como "bromas y retos" donde idea todo tipo de inocentadas para sus víctimas y las graba con cámaras ocultas.

Él mismo era quien subía un vídeo en el que asegura que YouTube ha eliminado las imágenes por violar las normas del canal: "Me han borrado el vídeo del canal porque según ellos violaba las normas de YouTube pero la verdad es que me da igual. Os dejo el vídeo de nuevo en otro canal", dice.

En la grabación se ve cómo Abel recibe al repartidor de pizza y le deja esperando para ir a por el dinero con el que le va a pagar. Es entonces cuando se dirige a la cocina con la pizza donde la rocía con lo que él asegura que es un espray de pimienta. Después, regresa a la puerta y le dice al repartidor: "No sé qué le pasa a esto" mientras abre la caja hacia su cara. El trabajador reacciona como si algo le estuviese irritando los ojos y le vuelca la pizza encima.

Con la cara afectada por los efectos del producto, el trabajador regresa para cobrar el reparto. García se niega a abrir y le dice que el dinero está "en el suelo".

El tipo de espray empleado que Abel dice haber utilizado en el vídeo produce, según las especificaciones del fabricante: "Gran irritación en los ojos, gran irritación en la boca, imposibilidad de ver con agilidad, cierre de los ojos de manera involuntaria, dilatación de las pupilas y gran abundancia lagrimal".

También se advierte de que puede "ocasionar sensación de mareo, náuseas y vómitos", además de "reacción de pánico y dificultad en la respiración".

No es la primera vez

Parece que las bromas pesadas se les están yendo de las manos a algunos YouTubers, en su afán por ser los más populares de la red.

El último y más sonado caso se produjo en diciembre del año pasado con una broma del youtuber conocido como Granbomba a un repartidor, que terminó con una agresión física y produjo en un gran revuelo en las redes sociales. El vídeo fue tan polémico que el tema acabó en los tribunales.

Este lunes ha sido imputado por una juez otro youtuber que humilló a un mendigo dándole galletas con dentrífico.

0 Comentarios

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.¿Olvidaste la contraseña?