LANZADO EN EUROPA

El casco airbag para bicis que protege más que los tradicionales

Investigadores de la Universidad de Stanford han trabajando en este prototipo en el que el impacto es seis veces menor que en los habituales.

Casco airbag para bicicletas diseñado por David Camarillo, ingeniero de la Universidad de Stanford.

Según estudios, montar en bicicleta es el deporte más arriesgado a la hora de sufrir una lesión cerebral. David Camarillo, un ingeniero de la Universidad de Stanford, en California, ha sido víctima de ello en dos accidentes y ha puesto su punto de mira en los cascos tradicionales, pues piensa que no protegen a los ciclistas como deberían.

“Los cascos de bicicleta de gomaespuma han probado que reducen la probabilidad de sufrir una fractura craneal y otras graves lesiones cerebrales. Pero, creo que muchos están equivocados en pensar que se usan para protegerse contra un traumatismo craneoencefálico porque no es verdad”, explica Camarillo en la web de la Universidad.

Por ello, ha trabajado en un nuevo prototipo ‘versión airbag’ que tal y como informa la revista científica ‘Annals of Biomedical Engineering’ ya comienza a estar disponible en algunos países europeos. 

 

¿Cómo es y qué beneficios tiene?

Tal y como explica la web de la Universidad, el casco que ha diseñado Camarillo consiste en un bolsillo mullido que se pone alrededor del cuello y que se infla envolviendo la cabeza cuando presiente una potencial colisión. Fue originariamente diseñado pensando en que muchas personas no usan casco por razones estéticas y los investigadores han comparado uno y otro obteniendo unos impresionantes resultados.

“Encontramos que estos cascos pueden reducir la aceleración de la cabeza de cinco a seis veces respecto a los tradicionales”, explica Mehmet Kurt, estudiante de postdoctorado en ‘Camarillo Lab’.

Estas pruebas han consistido en dejar caer ambos cascos desde dos distintos ángulos de inclinación sobre una plataforma metálica a una altura mínima de 0,8 metros y una máxima de 2.

Este vídeo es una muestra de todo ello.

 

Una advertencia importante

En la web de la Universidad también se explica una muy importante consideración que puede restar la efectividad de este nuevo prototipo y convertirlo en un casco más peligroso que los habituales.

“Sin la cantidad máxima de aire, este casco podría tocar fondo y provocar que la cabeza golpee en suelo con mucha más fuerza que si lo hiciera con un casco tradicional”, explica el estudiante de postdoctorado.

 

Próximos pasos en este nuevo casco

La página de la Universidad también explica que todavía hay mejoras que hacer en este casco. Entre ellas detallan que los investigadores planean hacerlo más inteligente, haciendo que sea capaz de predecir el impacto y actuar en consecuencia, y que también quieren probar su caída desde una altura mayor.