ATP 500 HALLE

Federer patina en Halle con Aliassime antes de Wimbledon

El suizo, que sólo ha disputado cuatro torneos este año, llegará a Wimbledon con 39 años y sólo un triunfo sobre hierba. Se entregó ante Auger-Aliassime.

Roger Federer, obsesionado con rendir a tope en Wimbledon para intentar lograr su 21º Grand Slam, llegará a la Catedral (desde el día 28) con más dudas que certezas. En el ATP 500 de Halle, en la hierba en la que ha sido campeón en diez ocasiones, fue eliminado en octavos por el joven canadiense Felix Auger-Aliassime (20 años y 21º del mundo) por 4-6, 6-3 y 6-2 en 1h:47. Sólo pudo ganar en su estreno al bielorruso Ilya Ivashka (90º) y este año presenta un balance de cinco victorias y tres derrotas. Demasiado poco.

Federer cumplirá 40 años en agosto y tras un 2020 prácticamente en blanco con dos operaciones en su rodilla derecha y 13 meses en el dique seco, no acaba de reencontrarse. Cabizbajo, con sensación de frustración y de apagón en los cambios de lado, abandonó la pista sin dar guerra en los dos últimos sets. Entregado ante el pupilo de Toni Nadal. El suizo perdió una vez su servicio en el segundo set y dos en el tercero, sin ser capaz de blindarse con una de sus mejores armas. Auger-Aliassime no sufrió porque Federer le ofreció hasta 15 oportunidades de break.

Tres horas después, el suizo pasó por rueda de prensa. "Necesita digerir el tercer set, porque quedé bastante desencantado por cómo acabó el partido. No tuve una buena actitud. Necesito estar positivo y mirar al próximo objetivo, que es Wimbledon", se justificó. Sobre su aparente falta de movilidad, explicó que la rehabilitación fue "un gran desafío" y que esa es su "mayor preocupación".

Wimbledon, donde el helvético ha reinado en ocho ediciones, verá llegar a su rey en horas muy bajas. Con sólo cuatro torneos este año y con la retirada de Roland Garros por precaución antes de jugar los octavos. Un Federer que no es Federer.