OPEN DE AUSTRALIA

Novak Djokovic parará: "El desgarro es de 2,5 centímetros"

El serbio se sometió a una resonancia que reveló que la rotura abdominal ha crecido. El 8 de marzo batirá el récord de semanas como número uno de Federer.

Novak Djokovic parará: "El desgarro es de 2,5 centímetros"
SCOTT BARBOUR TENNIS AUSTRALIA

Novak Djokovic, como prototipo de carácter balcánico, retroalimentó su mente con las críticas que recibió durante el Abierto de Australia, en las que se le acusó de exagerar una lesión, para destrozar el domingo en la final a Daniil Medvedev por 7-5, 6-2 y 6-2. La recompensa, su 18º Grand Slam (a dos de Rafa Nadal y Roger Federer) y el noveno en Melbourne. Un depredador que no ha saciado su hambre.

El próximo hito para el de Belgrado, de 33 años y también metido de lleno en la carrera por ser el más grande de todos los tiempos, será superar el récord de 310 semanas como número uno de Roger Federer. Algo que conseguirá el 8 de marzo y casi seguro sin jugar. Mientras Nadal tiene previsto retornar esa misma semana en Róterdam y también Roger Federer (un año en blanco por una lesión de rodilla) en Doha, a Djokovic le han recetado descanso. "Voy a tener que tomarme un tiempo para recuperarme bien", explicó en Brighton Beach, donde posó con el trofeo.

Una resonancia reveló que la rotura abdominal de 1,7 cm que a punto estuvo de costarle la retirada ante Taylor Fritz había crecido hasta los 2,5. "Si realmente tiene un músculo desgarrado y se puede recuperar en dos días, es impresionante. A mí me llevó meses", ironizó en un tuit que luego borró el australiano Thanasi Kokkinakis. Djokovic, incluso, recibió pitidos durante la ceremonia de premiación.

SEMANAS EN EL NÚMERO UNO

1. Roger Federer (Sui) 310
2. Novak Djokovic (Ser) 308
3. Pete Sampras (EE UU) 286
4. Ivan Lendl (EE UU) 270
5. Jimmy Connors (EE UU) 268
6. Rafa Nadal (Esp) 209

"Tengo la piel dura", advierte Djokovic. "Hay gente que duda de mí y claro que me duele. He aprendido que no se puede complacer a todos y recibiré críticas haga lo que haga. Soy humano y eso frustra, pero he sabido gestionar bien esa frustración", se defendió.

Djokovic, refugiado cada vez más en la familia y la religión, piensa ya en gestionar mejor su calendario para preservar su físico, una estrategia que ya emprendieron Nadal (34 años) y Federer (39). "Quiero ganar más Grand Slams y romper récords, por supuesto. Y la mayor parte de mi atención y mi energía de ahora en adelante, hasta que me retire del tenis, se dirigirá a los majors". Palabra de campeón herido.