US OPEN

La USTA tiene permiso para celebrar el US Open

El gobernador del estado de Nueva York autorizó este martes el plan de la USTA para celebrar el Western & Southern Open (17 de agosto) y el US Open (31) en la Gran Manzana.

La USTA tiene permiso para celebrar el US Open
KENA BETANCUR AFP

Ya es oficial. El US Open se celebrará en las fechas previstas, del 31 de agosto al 13 de septiembre en el barrio de Queens. La Federación estadounidense (USTA) emitió un comunicado para anunciar que el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, "aprobó este martes el plan para organizar el US Open 2020 y el Western & Southern Open 2020 (el Masters 1.000 de Cincinnati) en el Centro Nacional de Tenis Billie Jean King". El primer torneo de esta burbuja tenística sin público y con medidas de seguridad que aún se negocian con los jugadores arrancará el 17 de agosto, antes del Grand Slam estadounidense.

"Reconocemos la tremenda responsabilidad de organizar uno de los primeros eventos deportivos mundiales en estos tiempos difíciles, y lo haremos de la manera más segura posible, mitigando todos los riesgos potenciales", se explica en el escrito. "Ahora podemos dar a los aficionados de todo el mundo la oportunidad de ver a los mejores tenistas competir por un título del US Open, y podemos mostrar el tenis como el deporte ideal de distancia social. Poder celebrar estos eventos en 2020 es un impulso para la ciudad de Nueva York y todo el panorama del tenis. Tendremos más detalles y un anuncio oficial mañana", culmina.

Esta luz verde para el Abierto de EE UU desbloquea la configuración del calendario mundial, que puede ser el adelantado por AS el lunes y que se conocerá este miércoles, con inicio para la WTA el 3 de agosto en Charleston y Palermo, y el 10 de agosto en Washington por lo que respecta a la ATP.  Las reticencias de algunas estrellas del circuito acerca de la seguridad, las medidas y la configuración del torneo, sin fase previa y con una reducción drástica de los cuadros de dobles a 24 parejas, no han doblegado la voluntad de los organizadores del US Open, que sigue adelante contra todo y contra todos. El apoyo de los estadounidenses, como Serena Williams, que se mostró "encantada" de participar, contrasta con la negativa de otras importantes 'raquetas' como Simona Halep, que anunció su decisión de no acudir al evento y centrarse en la futura gira europea de tierra que tendrá como principales competiciones Madrid, Roma y Roland Garros.