TENIS

"Al principio Federer era muy talentoso pero algo vago"

Peter Lundgren, uno de los primeros entrenadores del suizo, repasó cómo el tenista suizo empezó a forjar su leyenda junto a él y el malogrado Peter Carter.

Roger Federer y su entrenador Peter Lundgren posan con el trofeo de campeón de Wimbledon 2003.
Phil Cole Getty Images

Peter Lundgren es uno de los hombres claves en los inicios de la carrera de Roger Federer. En declaraciones recogidas por el portal Tenis Brasil, el extenista sueco repasó cómo fueron los inicios con Federer, al que empezó a formar desde cero. "No es fácil trabajar con un jugador de tenis, pero en ese momento Roger Federer era un joven talentoso pero algo vago. Tenía problemas para concentrarse y no estaba listo físicamente. Aún así siempre quiso ser el mejor y me di cuenta de que tenía potencial para serlo. Era una persona con la que al principio me costó trabajar pero tiene un gran corazón, es un gran tipo y ha seguido creciendo hasta convertirse en un embajador del tenis. Estoy orgulloso de él".

Lundgren también explicó cómo logró que Federer lograse compatibilizar sus aptitudes para desplegar su mejor tenis. "Es difícil explicar cómo se forma a un jugador. Hay que pulir la técnica y también trabajar la parte mental y física. Todos estos componentes deben unirse si quieres llegar a lo más alto. Federer ganó su primer Grand Slam con casi 22 años, no todos son como Rafa Nadal (el manacorí ganó el primero con 19)".

Uno de los grandes momentos para Lundgren fue el primer Grand Slam conquistado por Federer en Wimbledon 2003. Un triunfo que Federer no pudo celebrar con otro de sus técnicos, Peter Carter, fallecido en un accidente de tráfico en 2002. "La victoria de Federer en Wimbledon de 2003 fue muy especial para los dos. Quise ganar Wimbledon cuando era tenista pero me quedé en octavos de final. Al menos lo gané como entrenador, y eso me hizo muy feliz. Para Roger, esta victoria era lo que muchos esperaban de él. Fue un alivio para él. Era un chico talentoso, un diamante por pulir. Peter Carter y yo le ayudamos a llegar a la cima. De empezar de cero a ganar Wimbledon. Ojalá Peter hubiera estado aquí para haberlo vivido".

Lundgren también repasó cómo fue su etapa como entrenador de Marat Safin, a quien hizo resurgir de sus cenizas tras una etapa complicada y al que llevó a conquistar el Open de Australia de 2005. "En 2004, cuando nos conocimos, se mostraba muy negativo con su juego y tampoco estaba bien física y mentalmente. En el Masters 1.000 de Roma le pregunté por qué no había entrenado lo suficiente y por qué me pagaba para entrenrle. Me dijo que estaba enfermo y que no quería jugar al tenis y le respondí. 'Sé que me escuchas, pero estás luchando contigo mismo en vez de trabajar para mejorar'. Reaccionó. Ganamos los Masters 1.000 de París y Madrid, el torneo de Pekín, llegamos a semifinales y terminó el año como número 4 del mundo. En 2005 ganó el Open de Australia tras derrotar a Federer en semifinales".