TENIS

Silvia Soler se despide con una bonita carta: "Te quiero, tenis"

Silvia Soler Espinosa (Elche, 32 años) cuelga la raqueta tras 14 años de carrera profesional y un balance WTA de 418-386. El año pasado jugó con el equipo español de Copa Federación.

Silvia Soler se retira: "Te quiero, tenis; hasta siempre"

Silvia Soler Espinosa (Elche, 32 años) anunció este viernes con una carta en sus redes sociales que abandona la práctica profesional del tenis después de una carrera que comenzó en 2006 y en la que cosechó 418 victorias y 398 derrotas individuales en torneos WTA y llegó a ser la 54ª del ranking mundial en 2012, año en el que fue olímpica. Su mayor éxito fue la final de Estrasburgo, en la que cayó contra la puertorriqueña Mónica Puig por 6-4 y 6-3. ganó cuatro títulos de categoría ITF y jugó con el equipo español de Copa Federación en nueve eliminatorias, la última, el año pasado contra Japón. En la competición por equipos su balance entre individuales y dobles es 4/11. En Grand Slams, su mejor resultado es haber alcanzado la tercera ronda en tres ocasiones, dos en el US Open (2011 y 2012) y una en Roland Garros (2014).

"Estoy en una situación complicada, con una lesión que exigiría cirugía para poder estar al máximo nivel, pero con pocas garantías. De modo que he decidido adelantar la retirada", expresó Soler a AS. Su lesión es una hernia de cervicales por culpa de un golpe que se dio en la cabeza durante el torneo de Auckland 2019 que le impidió jugar de manera continua desde entonces. Su último partido WTA lo disputó ante la estadounidense Nicole Melichar en la primera ronda de la clasificación del Volvo Car Open de Charleston (perdió en tres sets). "Mi mejor recuerdo son los Juegos Olimpicos de Londres". Silvia jugó contra la británica Heather Watson, que le ganó en dos sets. "De todos estos años me llevo el privilegio de haber vivido el sueño que tuve desde niña", dice con nostalgia.

"Respecto al futuro, estoy estudiando un par de Masters, y me gustaría seguir vinculada al mundo del tenis a través del coaching deportivo, que es una de las cosas en las que me estoy formando", concluye la ilicitana.

Este es el con tenido íntegro de su carta de despedida:

"Me enamoré de ti con solo 5 añitos, en Elche. Mis padres solían jugar su partido de dobles con los amigos y mis hermanas y yo empezamos a tener el primer contacto con una raqueta.

Me cautivaron esas clases en las que me divertía muchísimo y que siempre terminaban contando un chiste para despedirnos hasta el próximo fin de semana.

Junto a ti he vivido los mejores momentos de mi vida; me has enseñado sobre el deporte y sobre la vida. He crecido contigo y también hemos sufrido juntos. Hoy te escribo esta carta porque después de muchos años disfrutando , gracias a ti, de una vida privilegiada, tengo que decirte adiós. Es un adiós desde el cariño, porque desde que era pequeñita descubrí que eres mi pasión y eso seguirá siendo así de por vida, pero ha llegado el momento de disfrutarte desde otras perspectivas.

Quisiera darle las gracias en especial a mis padres, mis hermanas y a Blanca; sin ellos esto no hubiese sido posible, su apoyo incondicional ha sido el mejor de mis pilares.

En este camino, pese a la soledad que siempre se asocia a vivirte, tuve la suerte de seguir rodeada de mis amigos de siempre, y pude formar equipos con profesionales que siempre buscaron lo mejor para mí y de los cuales aprendí muchísimo.

Si hay algo que en este precioso viaje me ha enseñado la vida es que los sueños se pueden hacer realidad y que sólo el trabajo te puede acercar a ellos.

Te quiero tenis, desde el primer día que te vi!

Hasta siempre,

Silvia"