TENIS

Los chicos de Nadal

85 jóvenes tenistas y 70 empleados vivieron 57 días de confinamiento en la Academia del balear, que lo supervisó todo y les envió mensajes de motivación.

Los chicos de Nadal en la Academia de Manacor
Rafa Nadal Academy

"La Academia es una gran preocupación y ocupación. Hay mucha gente que trabaja ahí, mucha gente que está sufriendo y que me preocupa". Lo dijo Nadal hace ya unos días en su charla con los directores de los cuatro periódicos deportivos españoles, AS, Marca, Mundo Deportivo y Sport, con motivo de la iniciativa solidaria #NuestraMejorVictoria para recaudar 11 millones en beneficio de la Cruz Roja. El tenista balear contó que había 85 chicos y chicas y 70 empleados, entre entrenadores, preparadores físicos, sicólogos, personal de limpieza, cocina y demás, confinados en la Rafa Nadal Academy de Manacor. Más de 150 personas sometidas a medidas drásticas de sanidad y seguridad. Pero, ¿cómo se gestó el aislamiento en la 'casa' del ganador de 19 Grand Slams?


Muchos no pudieron viajar y otros no lo hicieron por temor

Obstáculos

Según pudo saber AS por fuentes de la Academia, en el momento de la declaración del estado de alarma por la pandemia del COVID-19, el pasado 14 de marzo, había 123 alumnos allí, y se trabajó para que todas las familias que quisieran llevarse a sus hijos a casa pudieran hacerlo. Pero algunos, sobre todo los extranjeros, no pudieron regresar a sus hogares por imposibilidad logística y otros prefirieron no hacerlo por temor a desplazamientos peligrosos debido a la posibilidad de contagio. Nadal consultó al Consejo Superior de Deportes y a la Consejería de Salud y de las Islas Baleares, y le dieron permiso para 'confinar' el centro. A partir de ese momento se prohibieron las entradas. A los padres les tranquilizó la localización de la Academia, en una isla, Mallorca, y en una población dentro de ella más pequeña y poco afectada por la enfermedad.

Los trabajadores que decidieron quedarse para asistir a los chavales ayudaron en todos los ámbitos. Había que entretenerles en el tiempo libre y darles formación tanto deportiva como académica. El colegio, el Rafa Nadal International School, se mantuvo online, con clases cada mañana (se completará el curso escolar). Hubo protocolos estrictos de distanciamiento social, turnos para comer y pequeños grupos para cada actividad. No se produjeron casos de contagio en los 57 días que duró el confinamiento severo hasta la entrada en la fase 1 de la desescalada. Todo funcionó en unas instalaciones amplias, sin utilizar, hasta ahora, las pistas de tenis, donde pueden jugar ya de forma individual.


Se respetó la distancia, con turnos y grupos, y hubo clases online

Protocolos

Charlas con Rafa

Durante este tiempo, los niños y niñas tuvieran charlas con Nadal y con su entrenador, Carlos Moyá. "Son momentos duros por todo lo que está sucediendo, no solo en nuestro país sino en el mundo, pero tenemos que adaptarnos y quiero felicitaros porque estáis cumpliendo con todas las instrucciones de vuestros profesores", les arengó el número dos del mundo. A los jugadores que sí se marcharon se les enviaron cada semana los ejercicios de tenis, preparación física, nutrición… Y los sicólogos hablaron con las familias para ayudar en casos delicados por el aislamiento. En cuanto a los alimentos, se hizo una provisión de imperecederos para un mes y medio, y el resto pasaba una cuarentena fuera del economato antes de ser desinfectados para introducirlos en la Academia. El personal se 'desconfinó' el pasado sábado, pero los chicos de Nadal siguen allí.