WIMBLEDON

La Davis de Gerard Piqué se enreda con la Copa Mundial ATP

A los tenistas les atraen ahora más las fechas de enero, y los puntos, y no de noviembre. La RFET duda qué votar en la Asamblea de agosto en Orlando.

0
La Davis de Gerard Piqué se enreda con la Copa Mundial ATP
Karwai Tang Karwai Tang/WireImage

Los elegantes palcos de Wimbledon son también escenario de una guerra abierta entre la ATP (Asociación de Tenistas Profesionales) y la ITF (Federación Internacional de Tenis) por el futuro de su deporte. El anuncio, el 1 de julio, de la resurrección de la Copa del Mundo ATP para enero de 2020 en Australia topa con el proyecto de reforma de la Copa Davis encabezado por Gerard Piqué y el grupo Kosmos, que se celebraría ya en noviembre de 2019 y que enterraría el formato tradicional de eliminatorias en casa y fuera a cinco sets.

El Consejo de Jugadores de la ATP habría votado mayoritariamente en contra de jugar un Mundial por países en noviembre. Salvo los ocho tenistas del Masters NextGen y los ocho del Masters, el resto tendría que alargar su temporada tres semanas. Convence más la opción de enero.

El cerebro de la Davis, en Wimbledon

Nada más caer España en el Mundial, Piqué (en la foto con la madre de Kate ­Middelton) viajó a Wimbledon. Su proyecto lo había ofrecido antes a la ATP, que lo desestimó, y después se lo compró la ITF. Piqué ha mantenido reuniones con jugadores y federaciones para convencerles. Pero la Copa del Mundo es un escollo.

Chris Kermonde, presidente de ATP, juega con ello en sus declaraciones. “La Copa tendrá un impacto mínimo en el calendario de los jugadores”, dice, a la vez que recuerda que “la salud de los tenistas es fundamental”. El de la ITF, David ­Haggerty, se queja de que la ATP “ha perdido una oportunidad de trabajar en conjunto”, y hace hincapié en que las reformas de la Davis las exigieron los tenistas. También avisa que sólo ellos “reinvierten” en la base del tenis.

El proyecto Piqué depende, además, de que la Asamblea de la ITF lo apruebe en agosto en Orlando por mayoría de dos tercios. La Española, según directivos consultados, aún no ha decidido si votará a favor (tiene nueve votos). Siente que perderá más que ganará, pero en la Copa del Mundo ATP podría quedar del todo fuera del negocio. Espera la opinión de los jugadores. Las federaciones de Francia, Estados Unidos o Gran Bretaña (12 votos cada una) están a favor. Y voces como la de Conchita Martínez se quejan de que la propuesta de la ITF “no incluya a las mujeres”. Un enredo que hay que resolver pronto.

Las diferencias entre la Copa Mundial ATP y la nueva Davis

Fechas. La competición ATP comenzaría en enero del 2020, antes del Abierto de Australia, y obligará a mover los torneos de Doha, Sydney, Pune y Auckland. La Davis de Piqué arrancaría ya en 2019, la semana posterior al Masters ATP. Es decir, entre el último torneo (Masters 1.000 de París) y la competición por países habría dos semanas; una ocupada por el Masters de jóvenes (8 jugadores) y otra por el Masters ATP (8 mejores del año).

Sedes. Dado que la Copa del Mundo ATP se haría en asociación con la Federación Australiana (el contrato está pendiente de firma), se aprovecharían las infraestructuras de Perth, Sydney y Brisbane. La Davis iría rotando de sede, pero para 2019 ya hay dos candidatas muy firmes: Madrid (con Caja Mágica y WiZink Center, y Ayuntamiento y Comunidad de distinto signo político de acuerdo para aportar cinco millones de euros cada uno) y la ciudad francesa de Lille, con el estadio cubierto Pierre Maurois y un proyecto para parcelarlo. También quieren pujar San Petesburgo y Estambul.

Países y formato. Ambas se jugarían a tres sets. La Copa del Mundo ATP contaría con 24 selecciones. En la antigua (1978-2012) los países que entraban eran por la suma de puntos de los dos primeros jugadores individuales de cada país en el ranking ATP del año anterior. Luego se jugaban dos individuales y un partido de dobles cada día. La Davis de Piqué tendría una primera ronda de la que saldrían 12 (como la actual, locales y visitantes) y se añadirían para la final los cuatro semifinalistas de 2018 y dos invitados. Primero en una fase de grupos y luego a eliminatoria directa, con dos partidos de individuales y uno de dobles.

Recompensa. La ATP ha fijado en 15 millones de dólares (12,8 de euros) el montante a repartir, pero tanto o más importantes serían los puntos que daría, al nivel de un Masters 1.000. La Davis habla de 20 millones de dólares (17 de euros), pero sin puntos.