NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Rüdiger, mucho más que un gran futbolista

Actualizado a

Antonio Rüdiger es la grata excepción en un mundo en el que sus protagonistas, además de marcar o evitar goles, también son conocidos por comer carne bañada en oro o conducir coches valorados en varios millones de euros. Es la consecuencia directa del negocio en el que se ha convertido el fútbol y que tanto dinero mueve, provocando que más de un futbolista pierda el suelo bajo sus pies.

De ahí que, si hay que resaltar algo de Rüdiger que no sean sus cualidades sensacionales como futbolista, que viene poniendo a prueba durante sus primeros meses en el Real Madrid, sea su incesable ímpetu de tratar de ser igual de bueno fuera de los terrenos de juego. Y la verdad es que también tiene mucho éxito haciéndolo. Quizá tenga que ver con sus orígenes sierraleoneses, país natal de su madre, ya que su hijo berlinés experimentó racismo de muy joven en las calles de la capital alemana. La cosa no cambió cuando dio el salto a los grandes estadios de Europa, donde Toni no cesa a la hora de plantar cara a la xenofobia. Y de ayudar a los demás.

Financió operaciones para niños en Sierra Leona, hizo donaciones a todo tipo de fundaciones, pidió pizzas para los sanitarios en los hospitales durante la pandemia, pagó toda la comida en un hospital berlinés durante tres meses y puso a disposición del personal médico su cuenta de Instagram para que tuvieran una plataforma para expresar sus preocupaciones mientras luchaban contra la COVID. Son unas pocas muestras del carácter de una persona que, inevitablemente, terminan convirtiéndole en líder y referente de todo vestuario que pisa y que debería fijarse en el alemán a la hora de entender la vida.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?