NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Marcelo Vieira, pentacampeón europeo

Actualizado a

Se despidió Marcelo en un acto bonito en el que todas sus palabras fueron gratas y hermosas. Se despidió retratándose junto a sus 25 trofeos como madridista entre los que destacan, claro, las cinco Champions. Pentacampeón europeo. Ese término, ‘Pentacampeón’, estuvo muy en boga en el sesenta cuando la primera racha del Madrid, las cinco consecutivas. ‘El Penta’, se decía con devoción. Marquitos, Zárraga, Di Stéfano y Gento fueron titulares todo el ciclo y también resistieron todos esos años Juanito Alonso, Lesmes, Mateos y Rial, para la quinta ya suplentes, más Atienza II y Marsal, frecuentes sólo en las primeras.

Montón de pentacampeones en aquella racha, entre los que Gento aún sumaría un título más. En esta tenemos otro puñado, con Carvajal, Nacho, Modric, Casemiro, Benzema y Bale más el propio Marcelo. No todos titulares de principio a fin, pero ahí estaban. Como Isco, al que la UEFA no incluye porque en la quinta no jugó ni un minuto. Cristiano y Kroos tienen cuatro con el Madrid más una que trajeron puesta, del Manchester United y del Bayern, respectivamente. La acumulación habla de un ciclo formidable, éste vivido en primera persona por Marcelo, con su fútbol alegre y eficaz que nos deja una estela de buenos recuerdos.

Europa y el Madrid, Marcelo en lo alto de Cibeles colocándole la bandera al cuello tras la última conquista, ante el Liverpool, la Decimocuarta, la más vibrante de todas. En su despedida de ayer dejó varias frases para el mármol. De las que la que más me gustó fue esta: “Mi momento favorito es hoy. Hice todo lo que debía”. Se va porque es inevitable, el tiempo le ha alcanzado, pero se va con la satisfacción del deber cumplido, mirando hacia atrás sin ira. Ha jugado muy bien al fútbol, ha corrido muchos kilómetros, ha sido una buena propaganda para el juego, ha contribuido a la grandeza del Madrid. Y se despide con categoría, como un pentacampeón.