Benzema y Vinicius escriben el mejor tuit

El líder más imperial.- Unos hablan en su cuenta de Twitter, otros con el balón en los pies. El Valencia, un club señor e histórico muy por encima de esa cuenta incendiada de manera inexplicable, habló de "robos" en el descanso del partidazo del Bernabéu. Acto seguido se unió Piqué a la batalla tuitera citando el tuit del club che y tirando de ironía ("No lo digáis muy alto que os van a sancionar"). ¿Y el Madrid que hizo? Responder en el campo con dos golazos de Vinicius. Unos hablan, otros actúan. No recuerdo que el Madrid pusiera ningún tuit tras el 4-1 de Mestalla durante la pandemia, partido que pasó a la historia porque Courtois vio alucinado cómo le lanzaban... ¡4 penaltis! En este Madrid-Valencia vimos cómo a los blancos le señalaban su segundo penalti de campo (pitado por el colegiado principal) en los últimos 60 partidos de Liga. Para ser un equipo beneficiado por “robos” disimula estupendamente el gremio arbitral. Además, Piccini había desviado antes un balón con la mano dentro del área, que no fue señalado ni por Hernández Hernández ni por el VAR. El propio Gayà, capitán che, en un acto que le honra reconoció que “cuando te ganan 4-1 hay que hacérselo mirar. No podemos poner excusas”. Así es. Valoremos el partidazo del Madrid a partir del minuto 30, avisado con un zurdazo maravilloso de Modric que se estrelló en el larguero de Cillessen. Desde ahí fue un monólogo del líder con el lapso del gol de la tropa de Bordalás, por un penalti lanzado por Guedes y materializado por él tras haberlo rachazado estupendamente Courtois. Para mí la acción de Mendy era merecedora del máximo castigo, como lo era el agarrón de Damián Suárez a Marcelo en Getafe hace una semana. Puestos a llorar, aquí todos pueden decir lo suyo...

Karim 300 y 301.- Lo de Benzema va camino de la leyenda. Su doblete ante el Valencia le permitió alcanzar los 300 goles de blanco y el 301. Algo que le sitúa a solo seis del mítico Di Stéfano. Sus 13 años en el Bernabéu reflejan el compromiso y la lealtad de Karim con la camiseta que honra cada día, sobre todo desde que se fue Cristiano en el verano de 2018. A sus 34 años no tiene techo. Sigue con hambre, sin límites. Que sigan ninguneándole en el The Best y el Balón de Oro. Los ataques de mala conciencia van a crecer en 2022 como no imaginan.

Vini, Balón de Oro.- No solo lo digo yo por la admiración que tengo al brasileño. Lo reflejó el gran Pedja Mijatovic en El Carrusel: “Si sigue en esta línea, este año optará al Balón de Oro”. Vini metió otro gol de dibujos animados, el 2-0 que terminó de romper la resistencia del equipo de la ciudad del Turia. Se fue entre tres como si fuese una ardilla, robó la cartera a Diakhaby y definió con la serenidad de un mago. Portero a un lado y balón a otro. Sus bailes de celebración son los bailes de una afición orgullosa de su equipo.

Hala afición.- Este maravilloso triunfo va por Edu y su hijo Gonzalo de Rincón de Soto, Juan Carlos (gran fontanero) y su hijo Ángel de Azagra, y el Vinicius de La Rioja, por los peñistas de Villanueva de la Fuente (Ciudad Real), Es Fortí (Mallorca), Canals (Valencia) y Cocentaina (Alicante). El madridismo es consciente de que esta temporada puede pasar a la historia, con todos los objetivos abiertos y al alcance. Ahora todos sueñan con ganar el miércoles en Riad a ese Barça de Xavi que está... ¡a 17 puntos! Ganando ese Clásico y la posible final al Atleti o al Athletic sería difícil frenar a esa locomotora dirigida por Don Carlo, ese genio.