¿Qué podemos esperar del 'cachorro' Morcillo en el Pucela?

El Real Valladolid es un club al que el Athletic ha podido confiar en los últimos tiempos a sus jóvenes promesas para que se fogueen y maduren como futbolistas lejos de Lezama. Esta colaboración con el club vasco algunas veces salió bien y otras no tanto a lo largo de la historia reciente. Recordamos la cesión de Kodro la pasada temporada temporada, futbolista que no disponía de minutos en el club bilbaíno y que no pudo aportar casi nada al Pucela. En dos temporadas y media no había disfrutado de continuidad con ningún entrenador en el Athletic.

Kodro sufrió una fractura del quinto metatarsiano de su pie derecho que marcó su paso por el Pucela, donde disputó 14 partidos, cuatro de ellos como titular. Asier Villalibre vino a Zorrilla en el mercado de verano de 2017. Futbolista que había debutado en Primera División, pero que no tenía sitio con Aduriz y su relevo Iñaki Williams. 'l 'Búfalo de Gernika' no pudo triunfar en Pucela y su rendimiento no fué el esperado, con la competencia de un Jaime Mata en plenitud, apenas pudo jugar y solo anotó dos goles.El caso de Markel Etxeberria es bastante similar, lateral derecho que llegó cedido al Real Valladolid en 2016 y que era indiscutible en el filial del Athletic Club, pero no tenía sitio en el primer equipo con la competencia de Balenziaga, De Marcos y Lekue.

Las trayectorias de Kepa Arrizabalaga y Mikel Balenziaga en el Real Valladolid fueron diametralmente opuestas a las de Kodro, Asier Villalibre y Markel Etxeberria. El ahora guardameta del Chelsea llegó en el mercado de verano de 2015 y se hizo con la titularidad desde el primer día en la portería del Pucela y se quitó el cartel de promesa de futuro para mostrarse como una realidad. Luego volvió al Athletic Club y, con apenas 50 partidos en Primera División, el Chelsea pagó su cláusula de rescisión de 80 millones de euros y lo convirtió en el portero más caro de la historia del fútbol hasta hoy. Ese es el espejo donde debe mirarse Jon Morcillo, un futbolista que jugó más de 30 partidos la temporada anterior en Primera División y que en su mejor versión es un futbolista muy rápido y con un buen uno contra uno, con desborde terrible.

Tiene una pierna zurda que es un auténtico cañón, gran disparo de media y larga distancia. Morcillo llega a un equipo que funciona para intentar incorporar una variante más y cubrir el puesto de extremo izquierdo que quedó vacante tras la lesión de Hugo Vallejo, no viene como el salvador del equipo. Aquí tendrá que ganarse los minutos que no tenía con Marcelino en el Athletic Club en Primera División, puesto que Pacheta está demostrando ser un entrenador muy justo con sus futbolistas en el Real Valladolid. El que se lo gana, juega; el que se relaja, sale del once inicial, que se lo pregunten al guardameta Roberto.

¿Se parece Jon Morcillo a Gonzalo Plata? Lógicamente no, es un futbolista de características completamente diferentes, pero que puede ayudar al Pucela en su retorno a la categoría de oro al fútbol español. Tener a Jon Morcillo por la izquierda y a Gonzalo Plata por la derecha es un lujo para un delantero de las características de Shon Weissman. ¿Era necesaria la incorporación de Morcillo? ¿No había un perfil similar en la cantera del Real Valladolid? ¿Por qué lo deja salir el Athletic Club? Son algunas preguntas que se hace el aficionado blanquivioleta a estas alturas, pero si al final de temporada se termina ascendiendo a Primera División y la participación de Jon Morcillo es buena todos quedaremos contentos.