De Messi a Charlie Patiño

Pobre. Acaba 2021 entre turbulencias por la suspensión de varios partidos en el Boxing Day. No podía ser de otra manera. El fútbol ha salvado como ha podido un año durísimo, triste. Tampoco está siendo una época brillante en lo futbolístico. Ganó Messi el Balón de Oro sin mucho consenso, poco a poco Cristiano y Neymar van menguando, y en los grandes torneos triunfaron equipos como Atlético, Chelsea, Italia o Francia. Difícil emocionarse. Hora de los Vinicius, Mbappé, Haaland, Gavi...

Gatillazos. Sin grandes triunfadores, el año lo marcan varias decepciones. La Superliga, por ejemplo. Se anunció a bombo y platillo como revolución de los grandes clubes contra la UEFA y duró un día. No fue el final definitivo, pero sí un frenazo en seco. El año 2021 también será recordado por el adiós de Messi al Barça y su llegada a París. Pasados unos meses, está más cerca de haber sido un fiasco que un éxito. Con Sergio Ramos ocurre algo parecido. El PSG, al contrario de lo que se imaginaba, no es el paraíso...

Ambazonia. La Copa de África permite conocer conflictos y territorios que son auténticos misterios para el gran público. En 15 días arranca en Camerún una edición marcada por la COVID, la polémica de las fechas y la guerra en la zona meridional del país. Se conoce como Ambazonia. La constante inestabilidad por los legados coloniales ha generado una gran tensión social, el problema anglófono. No es el momento ni el lugar para que vayan a jugar las estrellas africanas, cada vez de más nivel –por cierto–. Ojalá no haya líos.

Al otro lado del mundo. Al otro lado del mundo hay que irse hasta Japón. Allí triunfa un técnico asturiano de poco recorrido en España pero sí mucho, y exitoso, fuera. Ricardo Rodríguez acaba de conquistar la Copa del Emperador con Urawa Reds y culmina un año mágico en el que también fue nombrado mejor técnico de la J-League. Sólo Arsene Wenger había logrado esta misma combinación. A sus 47 años ha pasado por Tailandia y Arabia Saudí, además de Girona y Málaga. No hay un solo camino hacia la gloria.

Hoy descubrimos a… Charlie Patiño (2003). De origen gallego aunque inglés de nacimiento, es una de las joyas de la cantera del Arsenal y esta semana debutó con gol con los gunners en la Carabao Cup. Ya había asombrado en todas las categorías inferiores de Inglaterra, zurdo, talentoso, con llegada al área y ahora también con minutos de calidad en la élite. ¿El nuevo crack inglés?